El artículo científico: guía práctica para su reflexión y elaboración

Resumen

Este artículo orienta a los investigadores y profesores que adelantan alguna investigación,  y que desean publicarla en alguna revista especializada.  Describe paso a paso los once apartados en que suele dividirse el artículo científico y, referencia los doce tipos que, según Publindex, se consideran válidos en Colombia. Apoyado en una bibliografía, esencialmente accesible, este texto presenta los principales criterios que se recomiendan seguir al momento de la escritura y comunicación de un avance científico.  Propone, igualmente, algunas consideraciones sobre la escritura como hecho epistemológico, y plantea algunas preguntas sobre las condiciones en que debe o no, publicarse una investigación.  La conclusión a que nos ha llevado la indagación inicial: ¿cómo se escribe un artículo científico?, nos muestra que, entre investigadores y profesores, no existe claridad sobre el momento en que se debe publicar.  La dicotomía investigador/escritor está arraigada en nuestra idiosincrasia académica y es una de las razones por la que muchos investigadores se inhiben al escribir;  es la razón, quizá la principal,  por la que los escritores se encuentran al margen de la investigación académica.

INTRODUCCIÓN

Cuando hicimos la revisión bibliográfica sobre el tema de nuestro artículo, encontramos dos hechos que deseamos subrayar: el primero es que no existe, al menos en español, la cantidad de libros y artículos deseados.  El segundo es que la mayor parte de esta bibliografía se encuentra, esencialmente en internet.  La ausencia de los libros especializados, demuestra que, entre nosotros, el tema todavía no configura una tradición académica importante: los esfuerzos según parece, son aislados y sin relación, unos con otros. Internet,  por su parte, es el canal más usado para comunicar los saberes y experiencias sobre el artículo científico entendido como tema.  Aunque son muchas las revistas especializadas que circulan, en pocas se ha reflexionado sobre el artículo científico y su relación con la investigación.  Casi todas estas publicaciones indican las normas que deben cumplir los manuscritos que se desean enviar al editor.  Las normas, facilitan, a no dudarlo, el trabajo editorial; sin embargo, no orientan a los investigadores en su trabajo de escritura.  Se asume, ingenuamente, que quien investiga, escribe y que, además, lo hace bien.

Aunque no en número suficiente, existen varios textos sobre cómo escribir un artículo científico; algunos de estos textos aparecen en la bibliografía e invitamos a nuestros lectores a consultarlos.  Al proponer un nuevo artículo sobre el tema que queremos, en lo esencial,  hacer dos nuevos aportes.  El primero, un conjunto de esquemas que ilustren la exposición convencional y que facilitan, desde nuestro entender, la consulta del lector.  Nuestro trabajo, en este sentido,  pretende ser,  una guía, rápida y ágil.  El segundo aporte es una reflexión sobre la escritura y su reflexión con la investigación.  Muchos de los textos que existen omiten esta reflexión; hecho que,  sin duda,  crea la ilusión de que el artículo científico es un producto ajeno a la investigación y que no requiere su incorporación al proceso de indagación y su planificación.

Escribir un artículo científico,  así lo entendemos,  no está al margen de un proceso arduo y extenso de investigación; y si bien,  muchos investigadores conocen y orientan su investigación según un método científico, no ocurre lo mismo cuando piensan y escriben sobre su trabajo.  Al escribir sus artículos, los investigadores, carecen de un conjunto de criterios que los oriente.  Nuestro artículo indaga sobre esas carencias y postula una tesis para la reflexión:  la escritura y la investigación son las dos caras de una misma actividad,  en ese sentido son indisolubles. Se deben así considerar los dos momentos (investigación – escritura)  y pensar, cada uno, desde marcos conceptuales y teóricos convenientes;  sin olvidar,  por supuesto, que los dos se condicionan y se implican de manera mutua e inevitable.

MATERIALES & MÉTODOS

El presente artículo es el resultado de dos talleres realizados con docentes universitarios en el año 2010 (Universidad Piloto y  Minuto de Dios, regional Girardot).  La búsqueda bibliográfica que antecedió a la preparación de los talleres, nos llevó de la biblioteca al internet.  El artículo científico abordado como tema, dijimos antes, no ha dado lugar a la publicación de libros o manuales.  Las revistas,  por su parte, ocasionalmente han dedicado algún espacio a tratar el tema, pero como con los libros, es escasa cuando no inexistente, la información.  En internet se encuentran diversos textos;  pero más que de estudios o análisis, se trata de comentarios, guías y orientaciones generales.

Una vez concluimos la revisión bibliográfica, tomamos revistas universitarias colombianas y analizamos, desde su aspecto estructural, los artículos que allí aparecían.  Fue este análisis y su confrontación con la bibliografía que teníamos a mano, el que nos llevó a comprender lo que tienen en común todos los artículos científicos.  Desde estas generalizaciones nos dimos a la tarea de orientar los talleres programados con los profesores.  En el taller pronto advertimos que la metodología diseñada debía alterarse.   Primero, porque no todas las investigaciones realizadas por los participantes presentaban el mismo estado:  unos, recién habían formulado el problema, otros resolvían, justo en aquel momento, aspectos metodológicos, otros tenían dificultades para adaptar cantidades importantes de investigación a un artículo que,  necesariamente ha de tener límites.

Unas investigaciones se entendían como cuantitativas, otras como cualitativas,  y así… lo que parecía haber de común eran las dificultades que tenían todos los participantes del taller con la escritura científica.  De allí que, al programar nuestro taller de escritura científica, debimos pensar, además, en el problema de investigación y sus diferentes momentos.  Y esta reflexión, decidimos, debía hacer parte del taller.  La solución que adoptamos, buscó ser, a la vez,  práctica y coherente.  Una parte del taller se dedicó, entonces, a los ‘aspectos formales’ del artículo científico, es decir, a revisar el aspecto estructural de este tipo de textos.  La orientación de dicha fase del taller culminó con la elaboración de una guía o manual.

La segunda parte del taller fue destinada a revisar la relación escritura – investigación.  El concepto que asumimos para orientar esta reflexión fue el de escritura epistemológica, propuesto por Paula Carlino (2009) en su artículo “Enseñar a escribir en la universidad: cómo lo hacen en Estados Unidos y por qué”.  La escritura epistemológica, según esta perspectiva, resulta propicia para dar cuenta de los desarrollos, métodos y resultados de las ciencias y el conocimiento.  Hablar de escritura epistemológica por oposición a la escritura en general, implicó hablar de un espacio por crear.  Las universidades y los grupos de investigación,  no suelen considerar este aspecto.  Al proponerla como alternativa, concluimos que la escritura epistemológica es un hecho que deben considerar, en adelante, investigadores, universidades, grupos e instituciones.

Por: Orlando Barón  y  Luz Dary Espitia, docentes universitarios. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *