Anapoima será la sede

Encuentro Nacional de Danzas Folclóricas ‘Danzando con el sol’

PicMonkey Collage

Con el objetivo de rescatar, difundir y enaltecer los bailes folclóricos colombianos, se realizará el XIII Encuentro Nacional de Danzas Folclóricas “Danzando con el sol”, en Anapoima (Cundinamarca) del 6 al 9 de mayo, en el que la confirmación de 18 grupos procedentes de diferentes regiones es un hecho.  Se efectúan diferentes rondas artísticas autóctonas, un desfile en el que los departamentos resaltan a su comarca a través de montajes coreográficos, trajes, parafernalia, canciones e ilustrativas sobre cada una de sus costumbres, de la participación de cantantes, quienes ponen de fiesta las noches del municipio.  Se trata de un proyecto financiado con recursos de la Alcaldía, la Gobernación de Cundinamarca  y  el Ministerio de Cultura. 

En 2001, el certamen contó con la representación de grupos Cundinamarqueses, y de igual forma se realizó el segundo encuentro.  Para las siguientes versiones plantearon un encuentro nacional el cual fue un éxito,  lo que incitó a continuar «es así como el evento caracterizado como pedagógico, ofrece escenarios, talleres, conferencias y homenajes; lo que ha hecho que el encuentro de danzas sea un evento con un reconocimiento nacional.  Además, la Escuela de Danzas Huitaca,  que significa ‘ave de los sueños, el sueño de volar danzando’ aporta al evento con trabajo, bajo los parámetros para el desarrollo cultural” (sic), afirmó Francisco Rengifo, miembro del Consejo Nacional de Cultura y director de la escuela de danzas. 

Anapoima se viste de fiesta y sus calles de cultura al celebrar los encuentros nacionales de Danzas Folclóricas.

Sin embargo, pese a que el encuentro folclórico actualmente sea tan reconocido, en tres oportunidades se vio en la obligación de ser cancelado por falta de presupuesto, lo cual generó disgustos en comerciantes y habitantes del municipio. “Fue una época en donde todos esperábamos ingresos, pero el exalcalde César Camargo, decidió cancelarlo, eximiendo a todos los negocios de un buen producido de dinero.  Aunque al terminar su periodo como alcalde fue investigado y condenado por mala administración” (sic), aseveró Giovanny Vargas, vendedor de comidas rápidas “TODO RICO”.  Luego de ser cancelado tan esperado evento, al tercer año se tornó inaplazable, sin importar la eventualidad, dado que tenía un elevado reconocimiento nacionalmente.

“Es un evento que gusta mucho por el folclor  y  danza que se maneja”, puntualizó Robinson Castellón.

La programación, cuyo objetivo es conservar y proteger el patrimonio dancístico colombiano, cumple con los parámetros requeridos en cuanto a organización;  aun así,  el municipio no cuenta con los espacios convenientes para recibir dignamente al turista y los grupos participantes son hospedados en veredas alejadas del centro.  Los hoteles, los restaurantes, el comercio y parqueaderos se quedan cortos por el flujo de visitantes: las calles son angostas y la fuerza pública no da abasto, puesto que el bloqueo de vías por parte de comerciantes, vehículos y turismo es un factor de desorden; por esta razón, se ven las autoridades en la obligación de cerrar las vías principales, a pesar de la falta de infraestructura.

Al respecto,  Robinson  Castellón, coordinador general de las Escuelas de Formación Deportiva, afirmó que “el evento no se pudo realizar en 2006 y 2007  por cuestiones de presupuesto y en 2008,  porque el municipio fue sancionado, debido a que el alcalde lo había suspendido un par de años atrás por cuestiones de dinero; esto conllevó a que en 2016 se realice apenas el decimotercer encuentro de danzas, que busca ser del agrado de todos los visitantes y habitantes” (sic).  Es un evento que reúne gran cantidad de público asistente, aproximadamente de mil a 1.200 personas, lo cual indica que la infraestructura hotelera no es suficiente para acoger a los viajeros.  Anteriormente, el certamen se cumplía en marzo pero ante las  en malas condiciones ambientales de verano y falta de agua,  se corrió a mayo.

Finalmente, la única verdad es que el municipio es muy visitado, tanto por su actividad como por su clima cálido; pero empiezan a  haber inconsistencias al recibir cada vez más visitantes y tener menos espacios para acogerlos. Puede que sea un acontecimiento de alta magnitud y trascendencia y alcance  potenciar  la economía local.  Empero es un tema para discutir, toda vez que también se reconoce que es un municipio con escasez  de agua, y se duda  que con el tiempo tenga infraestructura suficiente o al menos mayor  espacio adecuado para acomodar  un creciente  flujo de turistas y de cara al que se avecina en noviembre:  “el Festival de Bandas Nacionales”.

dos

Por: Carolina Durán – Aura Galeano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *