Agentes de cambio

Diana, otra cara de la juventud giradoteña

Diana cuadros, futura administradora ambiental, cuenta acerca de las nuevas ideas que surgen desde las aulas universitarias en pro de los ecosistemas.

Cada vez más jóvenes se comprometen a invertir tiempo y conocimientos a favor del medio ambiente.  Este es el caso de Diana Cuadros, quien abrió la puerta de casa para recibir a Giro en U y contar su opinión acerca de las nuevas políticas ambientales impartidas por el la Administración Municipal y de otros temas que apasionan a Cuadros, quien es ambientalista y animalista de corazón.  Mientras jugaba con sus perros, respondía a cada una de las preguntas, asegurando que “a los jóvenes deben abrirles espacios como estos para contar sus propuestas e ideas frente al mundo” (sic).

Giro en U (G.U): ¿Cómo se describiría en una oración?

Diana Cuadros (D.C.): Soy un joven sencilla y muy centrada en lo que quiere.

G.U.: ¿Cómo es un día en su vida?                                                                                              

D.C.: Despierto muy temprano, no trabajo así que permanezco en mi casa haciendo las tareas correspondientes; luego, a eso de las 6 p.m., voy a estudiar.

G.U.: ¿Cuál es su mayor temor y su mayor pasión?                                                                  

D.C.: Mi mayor temor es perder a mi familia o estar lejos de ella, y mi mayor pasión, los animales.

G.U.: ¿Qué es lo que más ama de la vida?

D.C: Lo que más amo de la vida es la alegría que me producen los pequeños detalles, como una caminata al aire libre o un delicioso día de lluvia.

G.U.: ¿Cuál cree usted que es su misión en el futuro?

D.C.: A partir de los conocimientos que tengo y que voy a seguir obteniendo, considero que mi misión es compartirlos con los jóvenes que conozco para así poder generar cambios masivos en el cuidado de los ecosistemas.

G.U.: ¿De dónde nace su amor por el medio ambiente?

D.C.: Desde muy pequeña quise estudiar una carrera que estuviera relacionada con la naturaleza y animales. Quise ser veterinaria, pero al final me decidí a estudiar Administración Ambiental y de esta manera podía demostrar mi pasión por el ambiente.

G.U.: ¿Qué hace única su carrera?

D.C.: Cuando uno hace lo que a uno le gusta, en lo último que se piensa es en las ganancias que una carrera pueda generar. Además, los que estudiamos esta carrera tenemos la ventaja de diseñar propuestas ambientales que, de ser aplicadas por el gobierno, lograríamos excelentes remuneraciones (sic).

G.U.: ¿Cuáles considera usted que son los mayores problemas ambientales que sufre la comunidad girardoteña?

D.C.: Sin duda alguna, el principal problema que se presenta en Girardot es el manejo de la basura, las calles y alcantarillas, que se inundan por no haber orden en la recolección de las mismas. Además, las empresas recolectoras de desechos no exigen la categorización de residuos.

«Mi mayor temor es perder a mi familia o estar lejos de ella, y mi mayor pasión, los animales»: Cuadros. 

En cuanto a la contaminación ambiental, se quiso preguntarle a Cuadros si considera que los cambios climáticos son producidos exclusivamente por la mano del hombre, pero antes, se abordó a la ingeniera civil Fernanda Rodríguez, para realizarle la misma pregunta, a la que respondió:  “Es inevitable pensar que los cambios generados en los ecosistemas son producidos por las grandes industrias que son dirigidas por manos inescrupulosas. Si analizamos décadas anteriores, podemos ver que los polos estaban más congelados, muchas especies no se habían extinto, la temperatura del ambiente era menor, entre otros cambios.  Por este motivo, considero que el hombre es el culpable de cambios climáticos” (sic).

G.U.: ¿Considera que el cambio climático es producido exclusivamente por la mano del hombre?

D.C.: No podemos negar que la mano del hombre sí tiene algo de responsabilidad en los problemas ambientales; pero también debemos saber que el planeta cumple sus ciclos, donde por naturaleza se producen ciertos cambios, sin necesidad de culpar al hombre (sic).

 

G.U.: ¿Cuál considera es la estrategia del cuidado del medio ambiente más efectiva que existe?

D.C.: Informar es la herramienta de la cual podemos sacar mayor provecho, ya que es la fundamental en la educación.  Si informamos a la gente sobre lo que desconoce del mecanismo de reciclaje, categorización de residuos, manejo de basuras, etc.; así lograremos un mayor impacto en la sociedad (sic).

G.U.: Debido a la preocupación que genera el deterioro del medio ambiente, las naciones crearon políticas para mitigar dichas problemáticas, tales como comparendos ambientales que pretenden sancionar monetariamente a quienes infrinjan normatividades ambientales. ¿Cree usted que estas sanciones son útiles?

D.C.: Por supuesto.  Es más, estoy de acuerdo con que se realicen estas sanciones porque sólo tocándonos el bolsillo es que logramos entender que tenemos un ambiente, el cual debemos respetar, y de ser aplicadas estas sanciones, serían efectivas para mitigar el daño del medio ambiente (sic).

G.U.: Si pudiera crear una iniciativa en pro del cuidado del medio ambiente, ¿cuál sería?

D.C.: Pues, en realidad, crear una iniciativa sería extenuante, ya que casi todas se han creado.  De lo que podríamos hablar, es de aplicar iniciativas que no se han aplicado en la ciudad, como la energía solar y la eólica, que traerían benéficos económicos, al ser más barata.

«Cuando uno hace lo que a uno le gusta, en lo último que se piensa es en las ganancias que una carrera pueda generar»: Cuadros.

G.U.: ¿Considera que Girardot tiene potenciales agentes de cambio?

D.C.: Por supuesto.  Girardot tiene mucha juventud, con la cual se pueda trabajar desde sembrar un árbol hasta llevar a cabo una iniciativa; sin embargo, es necesaria aplicar mayor pedagogía en las universidades y colegios.

G.U.: ¿Qué la convierte a usted en una agente de cambio?

D.C.: Mi pasión por proteger y conservar los recursos que nos da el planeta y mi anhelo por compartir mis conocimientos con mi círculo social. Cada vez que vemos jóvenes ejemplares, podemos deducir que la valentía en esta generación ha tomado nuevas iniciativas; aquéllas que pueden mover masas en pro del bien común.  El progreso en causas ambientales se torna novedoso para esta generación que con unas nuevas ideas pueda crear causas nobles y sin pretender del bien propio.  Agentes de cambio como Diana Cuadros serán aquéllos que guíen la batuta ambientalista en la región; sin embargo, es necesario que cada vez sean más lo jóvenes que se unan al cambio.

Por: Jairo Carrillo – Catalina Ricaurte 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *