Girardot podría quedarse sin planta de beneficio animal

thimmy

“Extralimitaciones administrativas que provocan detrimento patrimonial y dejan incertidumbres sobre el futuro del Matadero Municipal”: Mario Bahamón.

A comienzos del año anterior, se instauró una acción popular contra la concesión del Matadero Municipal de Girardot a la empresa Procesadora de Carnes Girardot (PROCAGIR) de origen costeño, la cual se presentó a una convocatoria que realizó la Alcaldía a través de la Junta Directiva de Ser Regionales, encabezada en su momento por el actual burgomaestre César Fabián Villalba, quién cumplía entonces funciones de secretario de Desarrollo Económico de la época. Frente a dicha adjudicación, los miembros del grupo cárnico interpusieron una acción popular pidiendo la devolución del bien público, arguyendo que no estaban cumpliendo con los compromisos adquiridos, entre ellos, la construcción de una nueva planta de beneficio animal que llenara los requerimientos de salubridad que exige la ley. El Juzgado Primero Administrativo Oral de Girardot falló a favor de los comerciantes y ordenó la devolución de la planta, al igual que la de los beneficios recaudados en su tiempo de administración.

Según Mario Bahamón, representante de los comerciantes y titular de la acción popular, “lo que hizo mal el alcalde fue tomar un activo de un ente descentralizado como es Ser Regionales y haberlo entregado a una empresa privada sin ninguna autorización del Concejo. El objeto real de esta iniciativa, que inició hacia 2005 en la Administración de Serrano y se mantuvo vigente en el mandato de Diego Escobar, era crear una empresa que se encargara de la construcción del matadero nuevo a las afueras de Girardot y hasta el momento no han puesto ni una piedra” (sic). PROCAGIR interpuso una demanda contra el municipio por haber incumplido con la entrega del terreno para la construcción de la planta y, al parecer, todo indica que será el municipio el que tendrá que indemnizar a los demandantes, quienes cuentan con las pruebas a su favor.

Si bien la función de la junta directiva de Ser Regionales es la de administrar unos bienes públicos que le son cedidos mediante un acuerdo municipal realizado por el Concejo, ha incurrido en extralimitaciones administrativas que provocaron detrimento patrimonial y sembraron incertidumbre sobre el futuro del Matadero Municipal, teniendo entendido que el plazo dado por la Secretaría de Salud para cumplir las condiciones necesarias para continuar con su funcionamiento se vence en agosto de 2016. Girardot podría quedarse sin planta de beneficio animal, lo que perjudicaría a una gran cantidad de comerciantes de reses, quienes en promedio sacrifican unos 1200 bovinos al mes. A partir de la entrega del matadero, realizada el 19 de mayo de 2014, PROCAGIR se hizo cargo durante aproximadamente año y medio, con ingresos recaudados que tendrán que ser devueltos al municipio.

Cuando acudimos a Ser Regionales, tuvimos la oportunidad de hablar con su gerente, el administrador de empresas Carlos Zúñiga, y comentarle nuestra intención de conocer su versión de los hechos; ante ello, fue evidente su expresión de sorpresa e incomodidad con el tema y nos remitió al secretario general, el también administrador de empresas Óscar Oviedo. El funcionario nos relató los sucesos mencionados; pero no se refirió al tema de la responsabilidad administrativa en la toma de la decisión de entregar el matadero a PROCAGIR. “Lo que pasó fue que se le entregó a una empresa privada el manejo del matadero y no cumplió con lo que se le requirió, que era la construcción del nuevo matadero y, por eso, demandaron y, nos lo devolvieron y estamos a cargo desde septiembre de 2015” (sic).

Queda claro, que Ser Regionales no quiere hablar de responsabilidades, puesto que el principal representante de la junta directiva que tomó la decisión es nada más y nada menos que el alcalde, jefe de la organización. Parece que se quisiera imponer una ley del silencio sobre este tema. El subgerente también comentó que se encuentra en curso una demanda que busca decidir responsabilidades en el caso de la extralimitación. La sentencia que expidió el ente judicial tiene unas consideraciones que dejan abierta la posibilidad de nuevas investigaciones. Al respecto, Mario Bahamón agregó: “Fabián Villalba, su gerente de campaña Marta Díaz, la exsecretaria de educación – Margarita Rojas-, una niña Moncaleano – ahorita se me escapa el nombre- y el exalcalde tendrán que responder administrativa, fiscal, penal y disciplinariamente por sus actuaciones” (sic).

Los pequeños comerciantes que trabajan en el pabellón de carnes son testigos del incumplimiento de las administraciones. Para el carnicero José Rengifo no hay quien se haga cargo de la problemática, “porque ha habido algunas administraciones que han querido hacer algo; pero la verdad…, han pasado la de Serrano, pasó la de Diego Escobar y ahora vamos a esperar con ésta (…). El matadero es parte vital del pabellón. Quitándole el matadero al pabellón deja de ser rentable, puesto que nos ayudan con lo de los servicios públicos; al no pagar servicios podemos dar un precio más cómodo. Es una empresa que da rentabilidad, que es muy buena” (sic). Existen diferencias entre los demandantes y PROCAGIR en las cifras de ganancias: para el grupo cárnico los beneficios pueden ascender a setecientos millones de pesos; mientras que los demandados, según voces extraoficiales, alegan que el rendimiento producido fue de 45 millones solamente.

Los motivos que condujeron a tales irregularidades administrativas serán materia de investigación en los procesos que se abrieron tras las demandas interpuestas por los perjudicados. Debido a esta situación, en palabras del subgerente Óscar Oviedo, “todos tienen derecho a demandar; la ley es la que va a decidir quién es culpable o no”(sic). Lo que nos preocupa es el futuro de la producción cárnica de la región, la cual tendría que ir hasta Ibagué u otras ciudades cercanas para realizar la matanza, lo que provocaría una subida de costos que terminarían pagando los consumidores. Los resultados de las investigaciones de ser favorables para los demandantes, pueden poner en apuros a la actual administración que, al parecer, aún no tiene un plan de contingencia para salir del apuro en el que se encuentra la producción de carne local: las obras de construcción de un nuevo matadero, que estaría ubicado en el sector veredal de Barzalosa, pueden llegar a costar hasta siete mil millones de pesos, por lo que según versiones de Ser Regionales se tendría que esperar a la llegada de un nuevo socio estratégico para hacer posible la construcción de la planta regional.

Por: Thimmy Rojas – Peter Ramírez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *