Al rescate del río Grande de la Magdalena

Varias entidades se unieron para realizar jornada de limpieza en la arteria fluvial

La sequía que atraviesa el país ha sido una alerta para las ciudades asentadas en la cuenca fluvial. En Girardot,  el río Magdalena se trata de un referente turístico e histórico;  sin embargo,  la sequía ha dejado expuestos los desechos sólidos que se han acumulado por el consumismo de los últimos 20 años y que, además, de acuerdo con un informe presentado por la Procuraduría en 2013, más de 60 municipios cruzados por la arteria fluvial vierten sus aguas negras sin ningún tratamiento, por lo cual en la zona del Alto Magdalena podría verse afectada la salud de la población.

La situación reinante afecta directamente a barrios como Diez de Mayo, Puerto Montero, Puerto Monguí y Bocas del Bogotá, debido a la cercanía con la ribera del río.  La mayoría de sus familias viven de la pesca, que se ha visto disminuida por la desaparición paulatina de la fauna piscícola.  Según Miryam Palma, lideresa comunal del barrio Diez de Mayo, “somos pescadores, vivimos del río, y nos damos cuenta del daño del río (…).  Está pidiendo ayuda a gritos y de él dependemos todos”.

“Salvemos nuestro río Magdalena” fue la denominación de la jornada que se llevó a cabo el 13 de marzo,  que partió del barrio Diez de Mayo, pasando por la desembocadura del río Bogotá, y  hasta terminar en el puente Ospina Pérez.  “A esta iniciativa se sumaron entidades públicas y privadas de Girardot, adelantando la limpieza sobre la ronda del río” (sic),  dijo Luisa Parra, administradora ambiental de la Dirección de Asistencia Técnica y del Medio Ambiente de Girardot (DATMA).   La mayoría de escombros provienen de los habitantes del sector, por lo cual hizo un llamado para cumplir con la disposición final de las basuras. 

Por: Paola Herrera – Karen Gil 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *