Al rescate de un símbolo

foto

Las acacias que alguna vez crecieron en Girardot, dieron su nombre popular al municipio, bautizado así por el poeta caldense Francisco Giraldo. En la actualidad son pocos los arboles existentes, lo cual motivó a la Dirección de Asistencia Técnica de Medio Ambiente (DATMA) a desarrollar desde hace un año la campaña “Volvamos a sembrar un acacio rojo” que convocó a líderes comunales e instituciones como el colegio Francisco Manzanera. “Los estudiantes de grado once de especialidad ambiental sembraron los árboles el año pasado, (…) y tres alumnos de décimo son los encargados del cuidado para que crezcan” (sic), afirmó Carlos Céspedes, líder del proyecto escolar. La DATMA realizó una inspección de las zonas donde es posible sembrar árboles, debido a que “se ha visto la necesidad de crear sombra, por lo que la comunidad, estudiantes y parroquias se han vinculado”(sic), dijo Luisa Fernanda Parra, administradora ambiental de la entidad.

Por: Karen Gil – Paola Herrera 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *