La marcada historia de Joserp Alehandru Romero

Un artista campesino que venció el flagelo del conflicto armado en Colombia

Luchador incansable por lograr sus sueños, a pesar de su difícil camino.

 

Con la fe y el incentivo por cumplir un sueño, Joserh Alehandru Romero logró demostrar que el conflicto armado no pudo acabar con sus metas. Después de una infancia en el campo marcada por la guerra y la zozobra de perder a su familia, él decide dar un vuelco a su vida y salir en busca de lo que más deseaba, y el destino le permitió cumplirlo: hoy realizador audiovisual, actor, director y creador de la Fundación Teatro Colombia (FUNTECO), él busca dejar huella en los jóvenes del Tolima.

Con el ánimo de llegar al corazón de los melgarenses buscó espacios en colegios, entidades privadas, incluso en eventos culturales dirigidos por la Administración Municipal, con el fin de mostrar su trabajo y llevar un mensaje de reflexión, amor y esperanza a través de sus obras de teatro. En las escenas siempre lo acompañaron sus dos pupilos, y hoy actores también, Raúl Soto y Bréiner Torres Gutiérrez, dos jóvenes que vieron en Romero la oportunidad de aprender y capacitarse, loque convirtió en su pasión fue el teatro.

Raúl Soto Méndez ha sido uno de sus fieles compañeros; aunque en un comienzo no creyó que Romero, por su aspecto, fuera en realidad un actor. Sin embargo, para ese entonces decidió escucharlo, interesándose por el mundo artístico. Soto enfatizó que “en ese momento sin duda tomé una de las mejores decisiones de mi vida, ya que hoy soy un ser que cree que el camino de la educación y de la sensibilización radica en conocer del arte en todas sus ramas” (sic), y gracias a su disciplina hoy es licenciado en educación artística y profesor de teatro.

“Un artista como él inspira alegría, espontaneidad y picardía, además la contagia esa es la parte buena de todo”: Milena Orjuela

La lucha en este medio para Romero apenas empezaba, lejos de imaginarse las desdichas que le traería el camino de su anhelado proyecto, crear una escuela para actores y fundar el Festival de Teatro en Melgar. Además, de extenderlo a la región del Tolima, no estaba preparado para encontrar el engaño, el infundio e incluso la envidia de aquéllos a los que alguna vez llamó “amigos”; por eso, hoy en día sabe que en el medio en el que trabaja los colegas son compañeros y como él, cada uno de ellos tiene objetivos, intereses e ilusiones.

Justo después de empezar a ver que sus aspiraciones estaban dando frutos y que atrás había dejado lo que fue su peor pesadilla, el conflicto armado, se encontró con que la vida de artista no es tan gloriosa como la pintan. Con el valor y propiedad que tiene de su propia experiencia, Romero expresó que “la gente cree que los artistas andamos mendigando y no son conscientes de que tenemos una vida como todos; la cual implica responsabilidades cotidianas con la familia, con la que hay que cubrir necesidades básicas” (sic), pues cada vez se hacía más difícil vivir de su profesión.

Conflicto armado

Entre 1948 y 1957 hubo una guerra sangrienta, periodo conocido como la «época de la violencia política». En 1958, el poder se distribuyó entre los dos influyentes partidos tradicionales y los demás grupos de presión no pudieron participar en los procesos políticos. Eso tuvo como consecuencia que, a mediados de los años sesenta, se formaran las dos guerrillas de izquierda más importantes hasta hoy: Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Estos dos bandos subversivos juntas controlan hoy día, aproximadamente, la mitad de la superficie de Colombia.

La psicóloga Diana Cortez, especificó que “los artistas son personas que desarrollan el hemisferio derecho del cerebro, emocionales, sociables y que pueden relacionarse fácilmente, con características que pueden incentivar y motivar a través del arte. Joserh representa un personaje con vocación y que quiere alegrar la vida de otros”. Al respecto, la estudiante de teatro Milena Orjuela añadió que su experiencia “es significativa, ya que he logrado aprovechar mi tiempo libre ayudando a transformar mis pensamientos y donde sé que mi trabajo ayuda a otros jóvenes como yo” (sic).

“Debemos regresar algo bonito al lugar que nos vio nacer y crecer.Más que violencia lo que necesitamos es educación y amor”:Joserh Romero

Fundación Teatro Colombia

Detrás de este sueño, hoy una realidad, hay una historia llena de lágrimas, sudor, sonrisas, trasnochamientos y engañifas pero más allá de eso es la historia de un joven campesino que presenció la violencia y quien recuerda con tristeza que su familia se vio forzada abandonar sus tierras, Romero añadió que su padre “nunca volvió al campo. Hoy nos queda el recuerdo de lo fue una puericia rodeada del conflicto y permanece en nosotros la ilusión de que esa situación cambie, puesto que es una vivencia que añoro no le toque a más familias” (sic).

El apoyo de la familia

Herminda Pérez de Romero y Jairo Romero Ramírez padres de Joserh, no tenían plena convicción de que ser actor era algo que tuviera juicio, no consideraban que fuera algo productivo de lo cual se pudiera vivir. Ellos se habían dedicado toda su vida a las labores del campo hasta que, en contra de su voluntad, tuvieron que abandonarlas. No obstante, nunca impusieron sus deseos y su madre le recalcó “haz lo que te haga sentir bien; aunque sea ese oficio que parece no tener futuro y está rodeado de lujos y de lo vano.Algo para lo que nosotros no nacimos” (sic).

Joserh, ahora mira con orgullo y satisfacción tantos esfuerzos y vicisitudes que lo llevaron a culminar uno de sus propósitos: la Fundación Teatro Colombia con la cual estáayudando a cumplir los sueños de otros; además, de lograr su cometido de culturizar parte de los ciudadanos melgarenses, quienes hoy creen en que las obras de dramatúrgicos son capaces de mostrar realidades y aludir de forma positiva los sentimientos de quienes las presencian. Y que a pesar del poco apoyo de sus padres con su entusiasmo y dedicación pudo conseguir su éxito actual.

Por: Liliana Rubio-Younly Hernández-Danny Cubillos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *