Consejos de un emprendedor. Si quieres ser como Steve Jobs… ¡No trates de ser como él!

Editorial

Por:  Álvaro Javier Díaz Ricardo

¿Te resulta un poco confuso el titulo de este artículo?

Luego de la muerte de Steve Jobs, el mundo entero despertó una gran admiración por el legendario empresario que fue capaz de revolucionar la industria tecnológica en varias oportunidades, tanto así que sus ideas quedaron inmortalizadas y toda una nueva generación de emprendedores ven en él un modelo por seguir.

Desde los emprendedores más chicos hasta los más grandes, sueñan con ser “el próximo Steve Jobs”, y es tanta su admiración por el personaje que cometen el grave error de querer seguir su filosofía y sus principios al pie de la letra.

El ser humano por naturaleza tiende a tomar modelos de referencia, y esto no está mal, el problema radica en querer replicar tal cual esos modelos. En el caso de los seguidores de Steve Jobs, es tanto el fanatismo por ser como él que terminan siendo todo lo contrario.

Steve Jobs se caracterizó por ser visionario, apasionado, arriesgado, perfeccionista y persistente. Dentro de su filosofía nunca estuvo dejarse guiar por dogmas o por lo que los demás pensaran… Él sólo escuchaba a su corazón y a su intuición.

Está bien que sientas admiración por Steve y que te intereses por conocer sobre su vida y su forma de pensar; pero no permitas que sus ideas terminen opacando las tuyas, porque así sólo lograrás alejarte de tu modelo. Si quieres ser como Steve Jobs debes seguir tus propios principios, tus propias ideas y tu propio corazón, no las ideas de otros, por muy buenas que parezcan.

¿Cómo trazar tu propio camino?

Steve fue capaz de crear su propio camino, un camino que recorrió guiado por su pasión y sus ideas. Es hora de que tú también sigas el camino que debes recorrer ¿Cómo hacerlo?  Sigue estos tres consejos:

  1. Descubre tu potencial: El autoconocimiento es vital para el éxito de un emprendedor. Debes conocer tus pasiones, gustos, aficiones, habilidades y cualquier otra característica, defecto o habilidad.Conociéndote a ti mismo lograrás saber qué es lo que quieres y  qué es lo que no quieres, y así podrás establecer metas, objetivos y retos. Conociendo tu destino y los recursos con los que cuentas, te será más fácil ponerte en marcha.

 

En este punto te sería de gran utilidad CuVitt   Como herramienta introspección personal, profesional y vital para identificar nuestros puntos clave y poner en marcha nuestro camino profesional.

  1. 2. Aventúrate a lo desconocido: Una vez elijas el camino que vas a recorrer, el siguiente paso es ponerte en marcha. No le des muchas vueltas al asunto, solamente emprende en busca de tus sueños e ideales. Recuerda que en lo desconocido está el conocimiento.

  1. 3. Persevera: Andar por el camino trazado sólo te conducirá hacia donde los otros fueron, decía Graham Bell. Pero tú has elegido seguir un camino nuevo, un camino creado por ti y vas a encontrarte con innumerables obstáculos; por eso, es muy importante que nunca pierdas la energía con que empezaste a andar.

Debes ser lo suficientemente determinado para levantarte una y otra vez; de lo contrario, podrías caer en la tentación de “buscar un camino más seguro” y terminar viviendo el sueño equivocado… Como decía Steve Jobs:

«Tu tiempo está limitado. No lo desprecies viviendo el sueño de otra persona”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *