Centro Día, una alternativa incluyente

b

Cuando aún se goza de buena salud y vigorosidad, se vive en armonía; pero llegado el momento de pensar cómo será el futuro y vejez, el panorama cambia drásticamente. Aunque el ciclo de la juventud considera satisfacer, en muchos casos, las necesidades enmarcadas en ese contexto, es menester tener en cuenta que dicho estado de vitalidad es relativo y no se encuentra supeditado exclusivamente al factor de la edad, porque en el mundo pululan enfermedades degenerativas que no distinguen entre niños, jóvenes o adultos.

El Espinal, la segunda población en importancia del Tolima, cuenta en la actualidad con 80.000 habitantes. Allí se encuentra en funcionamiento el Centro Día del Adulto Mayor San José, lugar que tiene como fin brindar bienestar y esparcimiento a la población de la tercera edad en el área urbana, del corregimiento de Chicoral y de las veredas cercanas. Dicha locación inició sus servicios el 1 de abril de 2014 y su adecuación fue posible con recursos locales, departamentales y del sector privado.

En el Centro Día, los adultos mayores cuentan con profesionales capacitados en las áreas de sistemas, danzas, manualidades, deportes, atención médica y servicio psicosocial. Además de ello, se les realizan campañas de salud visual y odontológicas. A la tercera edad se le brinda refrigerios e hidratación en las mañanas y tardes, durante horarios establecidos. En lo que respecta a los almuerzos que el centro ofrece a los abuelos, la psicóloga Yineth Rodríguez, expresó que “el beneficio del almuerzo es solamente para 80 adultos mayores. Las personas que reciben el almuerzo deben cumplir con unos requisitos como son: tener 60 años, no tener ayudas del gobierno, no ser pensionado, tener Sisbén y estar afiliadas al régimen subsidiado” (sic).

Unos de los principales objetivos que tiene el centro, es dignificar la función del anciano en la sociedad, debido a que “cuando llega el adulto mayor a cierta edad, en ocasiones manifiesta que se vuelven personas inútiles y la verdad así no son. Ellos son muy creativos y con este centro, ellos cambian su estilo de vida, su modo de ser. Yo creo que esto fue lo mejor que pudo haber hecho la Administración en la parte social” (sic), señaló Jorge Portela Lozano, director deportivo del Club Amigos de El Espinal.

Los abuelos expresan que el centro les brinda muchas comodidades y, por ello, están a gusto en dicho lugar. “Me siento como en mi hogar, como si fuera mi familia, porque es que acá tenemos de todo (…). A uno no le alcanza el día, porque hay mucho para hacer. Si por mí fuera, me vendría a dormir aquí” (sic), indicó Liria Ermery García, beneficiaria del Centro Día. Los juegos, la interacción y las atenciones de las que son objeto los abuelos, genera en ellos un cambio de ánimo positivo, el cual les permite llevar una mejor calidad de vida.

Los profesionales, quienes pasan la mayor parte de su tiempo con los ancianos, periben actitudes de tristeza, abandono, exclusión y también la incidencia del maltrato psicológico por parte de sus familiares. Todos estos flagelos son abordados mediante “charlas de motivación, de autoestima y también trabajo toda la parte psicológica individual (…). He reconocido los estereotipos de los abuelos y de acuerdo a la situación, actúo” (sic), manifestó la psicóloga Yineth Rodríguez.

Para lograr contrarrestar los diversos inconvenientes emocionales que los mayores traen de sus hogares, los profesionales que allí prestan sus servicios, diseñan actividades didácticas. Al respecto, Ricardo Rivera, profesor de Danzas y Artística, señaló que “para poder tener hábitos saludables debemos tener en cuenta lo que es el movimiento, el ejercicio y, en este caso, la danza hace parte de ello. Nos enfocamos en la salud mental y física del adulto mayor” (sic). Las actividades que se desarrollan en el área de las artes pretenden mejorar la motricidad fina y a la vez la memoria, las cuales se ven afectadas en ellos por el pasar de los años.

Instituciones como la Universidad de Cundinamarca (UDEC) la Asociación Colombiana de Universidades (ASCUN) y el Ministerio de Educación se han vinculado al Centro Día, con el fin de alfabetizar a los adultos mayores. Johana Rodríguez Sánchez, estudiante de Licenciatura en Lengua Castellana e Inglés de la UDEC, expresó que “iniciamos con el aprestamiento, que se le denomina así, porque es la forma de no entrar de una vez en la materia, donde tienen que aprender letras y vocales; sino lo que se pretende es que ellos interactúen y muestren su creatividad en actividades relacionadas con el conocimiento académico básico” (sic).

En países como Colombia hay leyes que obligan al Estado a cumplir con los derechos sociales que garanticen una vida digna para cada individuo. En este caso, para el adulto mayor, según la Ley 1276 de 2009 en su artículo 1º, reza que “la presente ley tiene por objeto la protección a las personas de la tercera edad de los niveles I y II del Sisbén, a través del los Centros Vida, como instituciones que contribuyen a brindarles una atención integral a sus necesidades y mejorar su calidad de vida”. Es importante resaltar que la segunda ciudad del Tolima es pionera en la adopción de tal tipo de centros que benefician a la referida comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *