Acometidas ilegales en acueducto veredal

f437d2_ce61c179b0ee42f093dc4e9294376745

Los primeros habitantes que llegaron al lazareto fueron aquellos leprosos desplazados del municipio de Tocaima, estigmatizados por su enfermedad de Hansen.  Después de caminar por varias horas arribaron  a una fuente de agua natural y, desaforadamente, calmaron su sed.  Uno de ellos agradecido por el milagro dijo que esta era “agua de Dios”. Desde ese momento este acontecimiento dio origen al nombre que hoy lleva este municipio cundinamarqués.  Pasadas varias décadas, el agua natural sigue brotando de los cerros; pero no es suficiente para satisfacer las necesidades de los habitantes de una de las veredas más grandes de la ‘Ciudad de la esperanza’.

Agua Fría es quizás la vereda con mayor población en Agua de Dios.  Sus habitantes se ganan la vida en medio de los cultivos de mango, mandarina, naranja y aguacate.  El agua que abastece la vereda emana del cerro y llega por gravedad a este sector rural,  durante años ha sido suficiente para solventar, no sólo las necesidades básicas de los hogares, sino la actividad agropecuaria.  A pesar de que el servicio de agua ha sido en mayor parte constante, desde hace unos meses se viene presentando una problemática que afecta a la parte baja de la  vereda.

El agua no alcanza

Más de sesenta días sin el vital líquido motivan a los habitantes de la vereda Agua Fría a solicitar la intervención de la Administración local de Agua de Dios.  Fabián González Salazar, personero Municipal, asevera que “existen fincas  en la parte alta de la vereda que tienen hasta tres acometidas de agua, ocasionando que en la parte baja el líquido no llegue” (sic).  Los intereses individuales de algunos dueños de predios los  ha  llevado a “piratear” el agua ampliando las  pulgadas de la tubería de entrada del preciado líquido.

El hecho  pudo ser evidenciado en primera instancia por el personero Municipal, junto con su secretario, quienes, después de visitar la vereda, atendiendo la denuncia de algunos habitantes, comprobaron las anomalías del acueducto de Agua Fría.  “No es justo que por culpa de algunos finqueros que artificialmente han sumado acometidas ilegales, para llenar sus pozos y tener agua de reserva, otros tengan que pasar días sin que este servicio llegue a sus casas” reveló el funcionario.

<< A pesar de que el servicio de agua ha sido en mayor parte constante, desde hace unos meses se viene presentando una problemática que afecta a la parte baja de la vereda >>.

Lo triste de esta historia es que, al parecer, la actividad ilegal no se viene presentando sólo desde hace meses, sino desde varios años.  Solamente que no se había evidenciado, porque el servicio de acueducto operaba de manera continua y, aunque en la falda de la vereda la presión del agua no era la misma que en la parte alta, era suficiente para cubrir las necesidades de los hogares del sector.  La alerta de la comunidad fue motivada por el corte súbito del servicio, situación que denunciaron ante la Administración local.

Las conexiones ilegales afectan a los usuarios, teniendo en cuenta que actualmente se presentan restricciones en la distribución y transporte de agua.  La presencia de las autoridades locales es de gran importancia en este tipo de circunstancias cuando existen pruebas de que se está cometiendo un delito. “En el recorrido que hicimos desde la bocatoma, siguiendo el curso del tubo principal del acueducto, también comprobamos que hay fincas donde tienen una acometida destinada al abastecimiento de pozos con más de cinco metros de profundidad”, denuncióLuis Alexánder Cuervo, secretario de Despacho de Agua de Dios.

Parece que la sequía se convirtió en una  excusa para cometer hechos irregulares. Jaime Bueno, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) de la vereda Ibáñezreiteró que “la comunidad debe empezar a  consumir  eficientemente el servicio de agua, teniendo en cuenta que debe ser para uso doméstico y no para actividades agro-industriales. Lo cierto es que por ningún motivo  se les puede quitar el agua a los usuarios debidamente registrados, mucho menos para intereses  particulares”.  El sentido de pertenencia se perdió en dicha  población rural de la ‘Ciudad de la Esperanza’.

Un tubo roto con una salida de agua de dos pulgadas, también fue uno de los hallazgos en la visita de campo que realizaron el secretario de Despacho municipal, comandante de Policía,  un funcionario de la Oficina de Planeación, y la Personería.  “La zona boscosa tenía muy bien camuflado este tramo averiado del acueducto y, era muy difícil saber que existía esta fuga, porque el terreno absorbía rápidamente el fluido”, así lo reiteró el líder comunal, también sorprendido por el desgaste en el suministro derivado de tal escape.

El proceso avanza

Es importante recordar que el artículo 12 de la Ley 142 de 1994 reglamenta la  Unidad de acometida por usuario y define que  la entidad prestadora de los servicios públicos sólo estará obligada a autorizar una acometida de acueducto y alcantarillado por unidad habitacional o unidad no residencial, salvo que por razones técnicas se requieran acometidas adicionales, que no es el caso de estos usuarios que están actuando desde la ilegalidad.

El informe elaborado por la secretaria de Despacho, producto de los testimonios y visita ocular en el sitio, contiene el material suficiente para trasladar la problemática a las entidades competentes.  “La Corporación Autónoma Regional (CAR) nos dio las pautas para dirigir a ellos un oficio, con el fin de solicitar el acompañamiento a esta problemática, en donde también están comprometidos directamente la empresa de acueducto, la Alcaldía Municipal y la comunidad” (sic), así lo manifestó el Personero González.

Lo más probable es que se imponga el cierre de fincas con actividades agropecuarias, cuyos propietarios  estaban enviando una gran cantidad de agua a sus predios, sin contar con el permiso ambiental.  Es a la CAR que exhorta a tomar medidas contundentes que permita conjurar los daños causados.  Aunque la  diligencia  de dicha corporación ha sido puesta en tela de juicio en situaciones anteriores, debido a no haber tenido en cuenta el principio de oportunidad, se espera que  esta vez su intervención sea inmediata.

Las evidencias

La Salada es uno de los puntos donde se encontró una captación directa de agua proveniente de la quebrada La Puna: el líquido se dirige a tres tanques de sedimentación donde no se le brinda ningún tipo de tratamiento que garantice que sea apta para el consumo de la comunidad. Además, se encontró que algunas personas toman el agua directamente de la quebrada utilizando mangueras, las cuales  funcionan por gravedad.  En uno de los predios se evidencia una manguera, que  no presenta ningún tipo de control que evite que el recurso hídrico se desperdicie sin función alguna.

En un segundo predio se evidencia la presencia de una acometida de media pulgada al tubo madre del acueducto. Luis Calderón, propietario del terreno,manifestó que “el agua es utilizada  para el servicio de la vivienda, porque yo no tengo ningún cultivo”. Otra  manguera proviene del predio de María Gaitán y  está siendo utilizada para surtir de agua a una laguna.  Pese a que  fue imposible tener la versión de Gaitán, los vecinos comentan que la propietaria mantiene una actividad de piscicultura. 

Acometidas de una, media, y tres cuartos de pulgada, captaciones directas para abastecer lagunas, tanques, riegos permanentes para cultivos; todo esto pasa en una de las veredas más grandes de Agua de Dios. Situación reprochable, cuando en otras partes del país mueren cientos de especies sedientas y  el verde de los cultivos quedó exterminado por la sequía que hoy convirtió los terrenos fértiles en desiertos.   Los habitantes de la zona piden justicia.  “Guardamos la esperanza que se tomen  las medidas pertinentes y que  recuperemos este servicio vital, con la presión indicada y de manera constante”,remarcó Camilo Bueno, aguafriuno.

Un acueducto con más de 100 años de funcionamiento, que ha abastecido a unas  200 familias, hoy está siendo víctima de actores ilegales que se benefician de un elemento vital que pertenece a todos.  La empresa de acueducto suspendió en marzo el cobro por la prestación del servicio, argumentando que el líquido que llega a los hogares no tiene las condiciones óptimas para el consumo. Lo censurable es que se dieron  cuenta de esto  cuatro años después de haber sido concesionada para la prestación domiciliaria.

Por su parte, los usuarios que llevan más de cinco décadas residiendo allí están dichosos porque tal medida alivia sus bolsillos.  El problema  es la falta de conciencia civil de muchos que no han entendido que bañarse bajo un chorro de dos pulgadas de presión puede  que sea una buena terapia de relajación muscular, pero a la vez es un crimen socio- ambiental.

Por: Adriana Sánchez

         Alberto Olivero

Un comentario en “Acometidas ilegales en acueducto veredal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *