¿Se está informando para el sí?

Editorial

Por: Óscar Mario Pardo

Alcanzar la votación popular para el Área Metropolitana del Sol con un porcentaje del umbral electoral de cada uno de los ocho municipios comprometidos, requiere inexorablemente de una labor pedagógica, diferente a la de socialización de los pro y contra que encierra esta propuesta de la Alcaldía de Girardot.  Valga insistir en que debe ser explicada minuciosamente por los funcionarios encargados de despejar las inquietudes acerca de factores distorsionantes como la politiquería, siempre suspicaz prejuicio presente en la mente de los potenciales sufragantes, el próximo 23 de noviembre.

Otra explicación será la diferencia en lo económico, en cuanto  al aporte monetario de cada municipio y que sus habitantes no han entendido a quién beneficiará a la postre  por la desigualdad en el modus vivendi que los separa.  Y así otros tantos cuestionamientos más, que tienen génesis en la idiosincrasia de cada región colombiana.

Cuatro municipios de Cundinamarca y cuatro del Tolima conforman por primera vez en el país un área metropolitana interdepartamental. Algo para respaldar, siempre y cuando quienes la voten estén seguros del porqué de sus beneficios y de las obligaciones  que  conlleva  el Área.

Un trabajo pedagógico para unificar las diferencias conceptuales de sus naturales, es labor que debe implicar nociones de antropología, sociología y derecho -de cada zona por convencer y lograr un  SÍ en el referendo- por parte de los funcionarios escogidos para llevar la vocería a los municipios del Área. Recordemos que Colombia no tiene sentido de Nación, si acaso de Estado en permanente construcción, por lo cual hay que redoblar los argumentos para comprometer al pueblo con los objetivos propuestos.

Resolver preguntas como por qué Ricaurte, Melgar o Espinal -más afines con Girardot- se han marginado del Área, deben ser respondidas con razones creíbles descartando el socorrido cliché de que ellos lo pensarán cuando vean resultados más concretos. Respuestas estructuradas para quienes escuchan en foros, medios de comunicación o leen a través de cualesquier otros métodos, son de vital importancia si se quiere el éxito en vez del inminente fracaso que  reportaría una proposición cojamente expuesta.

La consigna es la de seguir atentamente con un análisis cada vez más profundo a medida que el ciudadano regional quede  más informado, y se logre crear consciencia sobre lo que previene Gonzalo Ramírez Cleves en su libro Pobreza, Globalización y Derecho: “Un crecimiento económico entre miembros del mismo Estado, no repercute en mayor bienestar, porque el aumento de la riqueza no significa mejor distribución”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *