Qué quieren los girardoteños desde la perspectiva de Villalba

                                    Foto de la web

Desde la perspectiva de César Fabián Villalba, aspirante a la Alcaldía de Girardot por el partidó ‘Tenemos con qué ’, la comunidad local merece “un gobierno que sirva a todos, principalmente, a los más necesitados” (sic). Sin embargo, su plan de gobierno demuestra lo contrario. A lo largo de los seis aspectos para mejorar que él propone pareciese que el contenido humano se limita al ocio y a la estética arquitectónica, ignorando los problemas internos sufridos por la ciudad.

Sí bien el “tener casa no es sinónimo de riqueza, pero el no poseerla es sinónimo de pobreza”, para Villalba su ideología no se acoge a parámetros establecidos por otros postulantes, según los cuales, la estabilidad de sus gobernados depende de un lugar propio donde familias enteras sean elegidas para el beneficio de viviendas de interés social. En su plan de gobierno cambia casas por centros comerciales, restauración de la fauna fluvial por atracciones sobre el río Magdalena, extender el radio de acción de sus posibles profesionales a otras ciudades en vez de nuevos establecimientos académicos propios del municipio y demás cambios ajenos a la superación de falencias sociales y culturales de la ciudad.

La línea político-ideológica y administrativa del aspirante Villalba no se aleja en lo más mínimo a la estipulada, gestionada e implementada por el burgomaestre actual del ̀‘Girardot tiene con qué’, pensada exclusivamente para el turista cansado de largas filas, almuerzos tardíos, jornadas extensas y la monotonía 24/7. El turista que, aburrido por el trajín diario, desea llegar a una ciudad donde los únicos tres planes recreativos, como lo son la piscina, la discoteca y el trago, los haga olvidar por tres días de los museos, galerías de arte, cuenteros, teatro independiente y demás  actividades regulares de las que disponen en sus ciudades.

Si el interés del nuevo aspirante a la intendencia es fiel a la del actual -sedienta de popularidad y reconocimiento nacional- otro punto lógico que le interesará adoptar es el de espacios deportivos, remodelando su infraestructura para convertirlos en moles de cambio social y desarrollo, pero olvidando las fuerzas de producción. La superestructura se ve distanciada como complemento; la inversión en los deportistas es reducida a unos cuantos ladrillos mejor acomodados, nueva pintura y sectores delimitados.

Uno de los pilares fundamentales de su plan de gobierno es la calidad de vida; pero ¿de qué calidad de vida está hablando? ¿La que es dada por el trabajo o la que es dada por otros aspectos como la educación, la salud y la vivienda? El ideal que tienen los gobernantes es el de facilitar la generación de empleos; aunque estos solo sean suficientes para subsistir, mas no para mejorar la calidad de vida de la que tanto se presume por estos días.

“Que nuestros adultos mayores puedan capacitarse o trabajar y ganar dinero y divertirse», promete. Según Villalba,´un Gobierno cercano a la gente’ requiere la fuerza del adulto mayor o de su sabiduría; pero ¿a los cuantos años se podrá jubilar alguien que esta ad portas de ser legalmente pensionado? Teniendo en cuenta que la Ley 100 de 1993 estipula la pensión para hombres de 62 años y a mujeres de 57, el punto expuesto por Villalba carece de sentido común o de lógica; es más un comentario arlequinesco que una óptima propuesta para su desarrollo.

Lo que se espera como calidad de vida respecto de un adulto mayor es culminar su ciclo laboral, no prolongarlo, garantizar un sustento merecido para los años inactivos en aras de no generar nuevas preocupaciones o demandas laborales. La propuesta en sí necesita ajustes estructurales donde se proponga la gestión de pensiones para ancianos, quienes por ley merecen un ingreso seguro y constante. Sin embargo, si el interés de Villalba por el adulto mayor es de gran envergadura, sus intenciones deberían estar encaminadas no hacia el trabajo sino hacia el apoyo económico.

Entre las 45 propuestas expuestas por el candidato, existe una en particular que llama la atención de quien las lee,y es la de crear “un banco de hojas de vida para que todos podamos trabajar en la Administración y los mejores manejen nuestra ciudad”.Empero dicha iniciativa queda en vilo al ver la cantidad de profesionales desempleados en la ciudad. La cantidad de vacantes que ofrece la futura Alcaldía no serán suficientes para subsanar la tasa de desempleo en Girardot. Además, para nadie es un secreto que la mayoría de los cargos que se ocupan en una Administración son otorgados a jefes de campañas y colaboradores de los candidatos.

Cada ciudad tiene sus propias necesidades, y cada candidato tiene sus prioridades; sin embargo, es imperativo que los planes de gobierno de los próximos alcaldes de cara al periodo 2016 – 2019 tengan como principal objetivo, el bienestar de sus ciudadanos, desde aspectos básicos como la alimentación, la salud, la educación y la vivienda. Preocuparse más por la población girardoteña que por sus escenarios de ocio, escenarios que al fin de cuentas son pensados para turistas mas no para oriundos.

Por:  Catalina Ricaurte – Jairo Carrillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *