De estudiante a docente universitaria

En busca de la calidad educativa

Estudiantes de Comunicación Social y Periodismo expresan inconformidades frente al programa.

 

Giro en U se dio a la tarea de realizar una entrevista a la docente Mayra Gutiérrez, quien es egresada de la Corporación Universitaria Minuto de Dios, con el fin de indagar no solo su perfil profesional, sino, también, los manejos internos que se llevan a cabo dentro de la coordinación del programa, puesto que una de sus funciones es ser coordinadora encargada de la facultad. A continuación,  las preguntas formuladas a la docente.

Lesly Vásquez (L.V.): Cuéntenos,  cómo fue su experiencia como universitaria:

Alejandra Gutiérrez (A.G.): En mi experiencia tuve profesores muy buenos. En cuanto a la universidad, nos falta mucho;  pero los actuales estudiantes son privilegiados,  ya que cuando yo estudié me tocó recibir clases en una estructura que parecía que se fuera a caer.  Además, llegué a recibir algunas clases en el Colegio Liceo Moderno y tenía que desplazarme desde ahí hasta la sede del centro, en horas de la noche. En general, fue una buena experiencia y no me arrepiento de haber estudiado en Uniminuto, Comunicación Social y Periodismo. no obstante, la Corporación me ha brindado muchas oportunidades como estudiante y como profesional. (sic)

L.V.: Mientras estudiaba Comunicación Social y Periodismo, ¿en qué campo laboral se veía ejerciendo?

A.G.: Desde que estaba en el colegio quería estudiar Comunicación Social y Periodismo. A mi mamá le decían que eso era una pérdida de tiempo. Pero yo siempre he tenido claro que el que quiere ser alguien en la vida tiene que estudiar lo que más le apasiona. No soy amante de  estar frente a una cámara pero somos profesionales íntegros y no nos debe dar miedo hablar por un micrófono, pararnos frente a una cámara, redactar un artículo o un hecho noticioso; pero, mi enfoque siempre ha sido la Comunicación Organizacional. (sic)

f437d2_a7bbc748e39f46a08e7c083e955a8735

Arnold Ricaurte (A.R.): Ya que nos ha dejado ver el gusto por la comunicación desde que estaba en el colegio, en realidad, ¿estaba entre sus planes llegar a ser la coordinadora del programa del cual es egresada?

A.G.: La verdad no estaba entre mis planes. Cuando  estaba estudiando mi angustia era salir y no conseguir trabajo, no tenía claro qué iba hacer; además, tampoco me imaginé que iba a terminar laborando como docente en el programa. Se me presentó la oportunidad y cuando Dios abre las puertas hay que aprovecharlas. Hay que resaltar que pasé por todo el proceso de selección. (sic)

A.R.: En el momento en que a usted le informan que iba a ser coordinadora del programa,  ¿se sentía preparada para asumir este cargo?

A.G.: Lo mío fue un proceso. Empecé como docente catedrático, luego pasé a ser apoyo de la coordinación: ahí aprendí mucho,  porque trabajar en Uniminuto es enriquecedor para uno como profesional. Hay muchas cosas por hacer,  y cada día se  aprende algo nuevo. Quiero dejar claro que este momento no estoy nombrada coordinadora, yo soy una docente con funciones y a cargo del programa de Comunicación Social y Periodismo. En el momento puede que no haya estado preparada, pero me lo pusieron como un reto y decidí aceptarlo. Me ha servido mucho porque cada día aprendo a manejar diversas situaciones. (sic).

En el programa de Comunicación Social y Periodismo existen irregularidades académicas que preocupan a los estudiantes. María Isabel Serna, quien cursa quinto semestre, nombra algunas de las inconformidades como la “calidad de docentes, flexibilidad en la malla curricular, asignaturas virtuales que considera ser importantes que sean presenciales, entre otras” (sic). También manifestó que “los estudiantes están redactando un documento con las solicitudes ya mencionadas, dirigidas a la coordinadora del Programa, con la expectativa de ser escuchados y poder dar solución en pro de la excelencia académica” (sic).

Sandra Rubiano (S.R.): Hablando de especializaciones y las diversas funciones que usted debe realizar, se encuentran agudas problemáticas en el programa de Comunicación Social y Periodismo, por parte de los estudiantes. ¿Qué opina sobre las inconformidades de los estudiantes del programa en los aspectos académicos y técnicos?

A.G.: Yo siempre trato de hablar con los estudiantes sobre los problemas que se presentan con los docentes. Observo la situación para saber de quién es el problema, si del docente o del estudiante. Hay casos que me sorprenden, además, porque se ha hecho el seguimiento y se han confirmado asuntos que ya se habían puesto presentes. En este momento nos estamos preparando; por eso, no tendremos docentes con solo pregrado. En cuanto a los problemas técnicos, siempre los hemos tenido. Estamos en un proceso de inversión y ya se pasó un listado con los requerimientos técnicos, hasta se propuso establecer un laboratorio de fotografía, puesto que nada nos cuesta soñar y pedir a Dios que se nos cumplan los deseos (sic).

L.V.: Al exigir maestrías y calidad en los docentes se debe garantizar un mejor pago. ¿Está dentro de los planes mejorar el salario de los docentes?

A.G: No puedo garantizar ni afirmar nada. Pero  la mentalidad de la sede es garantizar la calidad de los docentes, ya que esto no es colegio, aquí estamos formando profesionales y así mismo deben estar capacitados los docentes. Sobre lo que han hablado las directivas de la sede Cundinamarca, consiste en  mejorar en general todas las condiciones humanas y salariales;  pero más de eso no puedo decir,  ya que es un tema en el cual también estoy involucrada como docente de la Corporación. Además, que primero se debe dar el nombramiento de mi cargo (sic).

S.R.: ¿Cuál es el proceso que se debe gestionar para que los estudiantes sean escuchados y a la vez encuentren solución a todas las inconformidades, quejas, reclamos y sugerencias?

A.G.: En este momento, están preparando un escrito. Esta es una buena manera;  pero primero se deben poner de acuerdo en lo que van a decir: que todos manifiesten y compartan las mismas inconformidades, que se unan y hagan esa petición y la envíen  al director y al rector de la seccional Cundinamarca. Es muy bueno que se hagan escuchar y planear una reunión con docentes y estudiantes para buscar una solución a los problemas presentados (sic).

A.R.: Además de maestrías y calidad de docentes,  ¿qué tan importante es exigir experiencia como docentes de universidad?

A.G.: Se exige experiencia y hay que ser conscientes de que no cualquier persona puede ser docente. Aprovecho para dejar claro que a Mariana Ariza se le dio la oportunidad de ser docente de la universidad porque fue buena estudiante fue muy destacada, participó bastante y puede brindar buenos aportes al programa y,  también, empezó a realizar su maestría en educación. Ahora bien, cabe resaltar que ella ya tiene experiencia como profesora de colegio;  aunque no tiene punto de comparación, ya que la universidad es otro nivel y otro tipo de responsabilidad (sic).

S.R.: Siendo el programa presencial, los estudiantes se ven obligados a recibir algunas asignaturas virtuales. ¿Cuál es la razón por la cual el programa de Comunicación Social y Periodismo se ve afectado en este sentido?

A.G.: No solo es el programa de Comunicación Social sino todos los programas. Esto se hace como una prueba piloto. La razón no es falta de salones,  a veces nos quedamos cortos en salones;  pero el dictar estas electivas virtuales se decidió con una respectiva planeación. El alineamiento fue para todos los programas. Sí hemos tenido problemas porque hay docentes que no asignan los trabajos a tiempo,  siendo esta una buena estrategia para manejar las herramientas tecnológicas y porque establecen una hora fija, la cual el estudiante debe cumplir (sic).

L.V.: Una de las peticiones de los estudiantes es realizar un filtro o  examen de ingreso,  ¿qué piensa de esto y será posible?

A.G.: Lo que tiene que ver con exámenes de ingreso y filtros tocaría cambiar todo el sistema Uniminuto y eso no va a pasar,  ya que esta es una Corporación incluyente. No todas las personas tienen las mismas capacidades y no por eso se les va a excluir ni a negar la posibilidad de capacitarse y ser profesionales. No niego que en este semestre sí hemos tenido varios casos de personas que entran a estudiar sin entender la complejidad de las temáticas tratadas (sic).

S.R.: ¿Cómo lograr alta calidad del programa, si la universidad es incluyente? Lo ideal sería que desertaran antes de pagar la matrícula.

A.G.: El filtro en realidad se da en el aula de clase. Por ejemplo, este semestre se ubicó estratégicamente al profesor William Delgado con la asignatura de Comunicación Escrita y Procesos Lectores Uno (COE 1) para permitir realizar tal  selección y que sean los mismos estudiantes los que se den cuenta de la complejidad de la carrera. Muchos ingresan a estudiar pensando que es suficiente solo con tener una cara bonita o vestir bien y uno les pregunta sobre qué les gusta y qué no, y dicen que lo que menos les gusta es leer y escribir; es ahí cuando se presenta la deserción (sic).

A.R.: ¿Quién es el encargado de organizar los horarios y cuál es el proceso?

A.G.: El encargado es el coordinador de cada programa. En mi caso he hecho los horarios 2014-2 y 2015-1. Hay que tener en cuenta que recibí un programa en el que había estudiantes con desorden en su malla curricular y que en su mayoría se ha logrado organizar, siendo un trabajo difícil, ya que no se puede abrir cursos con menos de diez estudiantes. Ya se pasó la planeación y propuesta de horarios para el semestre 2015-2, justificando que las asignaturas de los que pasan a último semestre se deben ofertar así no se complete el cupo (sic).

L.V.: ¿Existe algún límite que la rectoría de Cundinamarca imponga según el promedio de estudiantes por programa?

A.G.: El lineamiento es que no se pueden ofertar asignaturas con menos de diez estudiantes sin justificación de peso. La planeación ya se envió y hay muchos cursos que tendrán cinco o tres estudiantes. Esta semana, esa propuesta entra en estudio por parte de la rectoría de Cundinamarca, porque se deben tener en cuenta población real y la pérdida académica y deserción (sic).

A.R.: ¿Cuál es la responsabilidad que debe tener un coordinador de un programa académico dentro de Uniminuto?

A.G.: En cuanto a las responsabilidades, consisten en hacer la planeación académica, hacer la selección de los docentes, hacer los horarios de clase, resolver todas las inquietudes de los estudiantes y docentes, planear todo lo que tiene que ver con salidas pedagógicas, prácticas profesionales, presupuesto de inversión, presupuesto de operación, manejar los archivos de los datos específicos de cada estudiante, asistir a reuniones, mantener informados a los alumnos sobre los procesos académicos. En pocas palabras, es mantener un programa en pie y eso se logra satisfaciendo las expectativas de los estudiantes y llenando los espacios con conferencias y capacitaciones adicionales (sic).

L.V.: En su posición de coordinadora, ¿qué tan viable se ve que tomen en cuenta las solicitudes de los estudiantes?

A.G.: Es un sí rotundo, porque son los estudiantes los que mantienen todo esto. Una vez me preguntaron que si yo tenía hijos y les contesté: tengo 134 hijos a los cuales les tengo que responder y estar pendiente de ellos. Lo ideal es utilizar mecanismos como solicitudes, quejas, derechos de petición por escrito;  nada de vías de hecho. Todo por las vías del diálogo y de hacerse sentir como estudiantes frente a temas y problemáticas reales y justificadas, que tengan sentido (sic).

 f437d2_8cbe4145e63346caa3f1c7e09355f172

El trabajo de la Coordinación de Comunicación Social y Periodismo se encuentra en constante cambio para beneficio de los estudiantes; es por eso que docentes como Juan Carlos Oviedo, valoran la gestión que viene desarrollando la docente Mayra Gutiérrez, indicando que su labor ha traído cosas positivas  para el programa y que “espera de ella más cambios para fortalecer cada día más la academia en pos de  un desarrollo integral de cada uno de los estudiantes que han decidido formarse para ser unos futuros profesionales” (sic).

Por: Lesly Vásquez

         Sandra Rubiano

         Arnold Ricaurte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *