CONSTRUYENDO MUNICIPIO “Porque el progreso de Apulo es prioridad”

                                           Foto de la web

Por:  Vilma Villalba León, candidata a la Alcaldía de  Apulo 2006-2019

La responsabilidad social como parte integral de mi pensamiento y de mi filosofía particular, se constituye en el fundamento para orientar el presente plan de gobierno denominado “ CONSTRUYENDO MUNICIPIO”. El progreso de Apulo es prioridad y se constituirá en una ventana social hacia el cambio como un propósito de un buen gobierno y rendición de cuentas.

Crear, construir, reconstruir , diseñar, rediseñar, proponer y argumentar con base en iniciativas innovadoras, fortaleciendo los lazos comunitarios que permitan el crecimiento y desarrollo del municipio será el fundamento para mejorar nuestra calidad de vida.

Las transformaciones que requiere el municipio en los próximos cuatro años (periodo constitucional 2016-2019) dependerán de la participación de todos. Cada uno de nosotros deberá responder al compromiso de hacer de nuestro pueblo un escenario real de reconocimiento departamental, nacional e internacional. Es en ese imaginario país- municipio en donde se construye la realidad y un mejor vivir.

Los pueblos son el resultado de los distintos procesos de adaptación del hombre y es en aquel escenario cultural donde se arraigan las costumbres y condiciones de vida de quienes por diferentes razones han optado por compartir su cotidianidad con un todo, formando el tejido social que los compromete y les permite crecer.

Una mirada del pasado del pasado al presente y hacia el futuro de Apulo, permite precisar su ubicación al sur del departamento de Cundinamarca, que geográficamente pertenece a la provincia del Tequendama y distante de Bogotá D.C., aproximadamente, 115 kilómetros.

Apulo tiene una extensión de 112 kilómetros y limita con los siguientes municipios: al norte con Quipile y Anapoima ; al sur y occidente con Tocaima, al oriente con Anapoima y Viotá más Tocaima, Jerusalén. Cuenta con 18 barrios, entre los que están Centro, Avenida Colombia, San José, Las Quintas, Chicago, Chapinero, Puente Tabla, Santa Sofía, Gaitán, Campo Alegre, La Agronómica, Fátima- primer y segundo sector, Chicó, Campincito, Pedregoa, Garrapato. Y con veintiséis veredas: Salcedo, Charco Largo, La Vega, Guacamayas, Naranjal, Naranjito, Pantanos, Palenque, La Meseta, El Copial, Paloquemao, Socotá, El Palmar, Guacana, San Antonio, Santa Ana, La Horqueta, El Bejucal, La Pita, El Trueno, La Cumbre, La Ceiba, Cachimbulo, Las Quintas, La Naveta y Chontaduro.

Mediante el Decreto número 45 del 11 de septiembre nuestra jurisdicción quedó clasificada en SEXTA CATEGORÍA y a partir del Censo general de 2005, el Departamento Nacional Estadística (DANE) estableció que el 6.4% de los hogares de Apulo tienen actividad económica en sus viviendas. El Censo también determinó que la población flotante económicamente activa cuenta con empelo en los municipios de Anapoima y La Mesa; de la población sin actividad económica que informó no tener ninguna ocupación dependiente de núcleos familiares. Se describe que la mano de obra se emplea como obreros o empleados con un salario mínimo y una minoría dedicada a la actividad independiente. El Censo, al respecto, precisa que las Unidades Económicas son 322 y que las Unidades Agropecuarias corresponden a 1289.

El panorama socioeconómico en nuestro municipio no es alentador ante la pérdida latente de cosechas cierre de establecimientos comerciales, la falta de comercialización de nuestros productos agropecuarios ; la inversión en el campo es nula, los créditos para invertir no son los ofrecidos por la banca en este caso el Banco Agrario, ya que no es dicha entidad la llamada a solucionar el problema del campo y, menos aún, está preparada para los grandes cambios: sobretodo, los producido por la sequía actual. la precaria comercialización de los productos , la escasez de agua y la atomización de los predios , apenas contribuye para el diario vivir de nuestros agricultores.

Es de anotar que la producción consiste en la cultivo de maracuyá , naranja, caña de azúcar, anón, mango, mandarina, aguacate, café, tomate, platano, yuca, maíz, ahuyama, entre otros.

En el pecuario, las fincas ubicadas en las diferentes veredas cuentan con 400 cabezas de ganado vacuno, seguidas de aves de corral y, con menor importancia, por caprinos y porcino. También se encuentran siembras de peces como cachama y mojarra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *