Una historia con sello UNIMINUTO

                                                             Foto de la web

Por: Miguel Prada

Desde que era niño Marco Antonio Molina Chavarro -49 años- , soñaba con estudiar algún día y ser parte de la Corporación Minuto de Dios. Ahora su sueño se hace realidad porque cursa sexto semestre de Administración en Salud Ocupacional.

 Silvania, Cundinamarca. Marzo de 2015. La historia se empieza a formar cuando veía por el televisor de su vecina (ya que no tenía en su casa) la emisión del Minuto de Dios,  donde el padre Rafael García Herreros decía que “nadie se fuera quedar sin estudiar y más si somos los líderes del futuro con una visión futurista diferente de la educación” (sic), recuerda Marco con cariño. Fue desde entonces que emprendió su camino, y se graduó de bachiller académico en 1997,  ya con 31 años de edad e ingresó a trabajar en la Oficina del SISBÉN, de la Alcaldía de Silvania,  como encuestador. Para 2005, momento en que se empezó a concretar el convenio de Alcaldes Ceres Sumapaz, fue elegido como encargado para promocionar los programas a distancia que ofrece la Corporación Universitaria Minuto de Dios, y  gozó de apreciable recepción, promoviendo  los servicios de educación por distintos medios y visitando las instituciones educativas.

 Hoy “doy gracias a Dios, a UNIMINUTO y al Ceres Sumapaz por brindarme la oportunidad de estudiar teniendo en cuenta los resultados de mi trabajo. Desde niño soy intérprete vocal en canto y en la actualidad pertenezco a la Orquesta Uniminuto;  siendo,  también,  beneficiario de la beca socioeconómica” (sic), aseguró Marco Antonio Molina, sin no antes agregar: “La universidad me ofrece la oportunidad de formarme como profesional, con la capacidad de brindar conocimientos y experiencias enriquecedoras a las nuevas generaciones”.

 Ahora tiene como meta conformar junto con su esposa y sus cuatro hijos, una microempresa familiar de amasijos procesados con productos naturales de la región y de esta manera terminar sus estudios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *