Abstención deprimió el proyecto del ‘Área Metropolitana del Sol’

b

Se pretendía integrar a ocho municipios de dos departamentos, Tolima y Cundinamarca, por medio de un ejercicio democrático que terminó en fracaso total.

Después de varios meses de campaña para lograr la aprobación del proyecto del Área Metropolitana del Sol (AM), no se obtuvo más que la abstención de los electores con lo que se reprimió tal fin. Es posible que no se contara con que el desconocimiento de la ciudadanía no resultaría como en la mayoría de veces en un punto a favor. Y esto, lo confirmaron vendedores ambulantes de la zona comercial del ‘Camellón’, quienes al ser entrevistados por reporteros de Giro en U el día anterior al sufragio, demostraron el escaso nivel de información que tenían acerca del AM.

Es así que las respuestas de los participantes no fueron disparejas en comparación a los resultados recogidos en las urnas. Este es el caso de Jorge Rodríguez, vendedor ambulante, cuando dijo: “La verdad solo algo he escuchado por ahí hace algunos días. No es que sepa mucho. Me la paso trabajando y no me queda tiempo para más”, quien coincidió con algunos de sus semejantes como Orfa Rojas, que manifestó: “No tengo claro qué es; pero en la Junta de Acción Comunal del barrio el Alto nos citaron para ir a votar y explicarnos cómo se debe hacer”.

Esto ya se veía venir, pues en una columna del 29 de septiembre de 2014 publicada por Giro en U ponía de manifiesto meses atrás los vacíos informativos al respecto: “Otro asunto por mencionar es qué tanto sabe el pueblo sobre un AM. Porque para qué votar e impulsar que se vote Sí, cuando subsiste un total desconocimiento (…) Sería antiético tragar entero y avalar algo que hoy hasta los futuros profesionales de cualquier rama desconocen”, advertía el artículo editorial escrito por Óscar Mario Pardo, politólogo de la Pontificia Universidad Javeriana.

Los intentos fallidos de la Administración en la divulgación eficiente de la Primera Propuesta Interdepartamental dejaron sinsabores en los funcionarios que en reuniones previas al ejercicio democrático “suscitaron compromisos con los contratistas, que debían llevar de a 20 personas a las sesiones para instar en el voto por el sí”, señaló Thomas Sánchez –pseudónimo puesto por solicitud del entrevistado-, funcionario de la Alcaldía de Girardot. Además, de la “labor de trasportar a las personas hasta los puntos de votación, previamente a la participación en el desfile por todas las calles”, como lo refirió Sánchez.
27 de febrero de 2015
Abstención deprimió el proyecto del ‘Área Metropolitana del Sol’

Se pretendía integrar a ocho municipios de dos departamentos, Tolima y Cundinamarca, por medio de un ejercicio democrático que terminó en fracaso total.

Todo sugería ser un hecho. Se había logrado “la unión de esfuerzos entre los municipios vecinos con programas y políticas comunes para el desarrollo simultáneo”, según afirmó Carlos Velásquez, corregidor Municipal de Girardot. Pese a ello, los contendores distribuían panfletos que argumentaban la negativa rotunda al AM por significar un “alza en los impuestos, la construcción de más peajes, el incremento en el sueldo del Alcalde de Girardot, secretarios de Despacho y el aumento en los honorarios de los concejales”.

breve a

Esto lo demostraron las cifras que apoyaron y faltaron para refrendar a dicho proyecto el tan anhelado sí, liderado principalmente por las diferentes alcaldías municipales que lo integraban, y que afirmaban “la búsqueda en la unión de esfuerzos”, pese a todos los esfuerzos realizados para la aprobación, no se obtuvieron los resultados que se esperaban en todos los que iban a integrar esta AM.

Lo cierto es que los habitantes de los municipios involucrados -Girardot, Tocaima, Nariño y Guataquí por Cundinamarca, y Flandes, Carmen de Apicalá, Coello, por el Tolima- decidieron no sacar adelante el AM. La razón que haya influido, sea cual fuere, resultó determinante en los electores y se evidenció en la masiva inasistencia a los puntos habilitados para las votaciones. “El número de sufragantes fue insufiente en lo que se requería para el aval del AM”, comentó Yolanda Sandoval, residente de Flandes.

Para que el Área Metropolitana quedara conformada, debía haber existido una participación mínima de la cuarta parte (25%) de los votantes que componen el censo electoral de cada una de las poblaciones en mención y si votaban por el “sí”, la mitad más uno de los sufragantes, cosa que no ocurrió, puesto que los votos no alcanzaron el tope suelo. De los ocho municipios que participaron en la consulta solo Suárez, pasó el umbral, con 1.203. La votación mínima que necesitaba era de 1.096.

En Flandes, se obtuvieron 2.823 votos y se requerían 4.205; en Carmen de Apicalá únicamente votaron 886 cuando se esperaban 2.037, y en Coello 1. 252 y se necesitaban 1.911. El preconteo en Cundinamarca fue similar: Nariño recibió 481 votos y lo requerido era 624; Tocaima 381, en vez de 3.226; Guataquí fue la única población cundinamarquesa que casi logra el umbral, votaron 513 y se necesitaban 525: Es decir, 12 votos lo separaron del 25 por ciento.

Luego de las estadísticas de la enorme abstención, resulta imprescindible meditar en las palabras del politólogo y académico Pardo que anunció en su columna editorial que “el deber ser de los gobernantes trasciende del solo hecho de buscar en los pueblos la aprobación de tal iniciativa que depende y que encuentra su punto de extensión en el reto que tienen los alcaldes en la creación de políticas y estrategias que beneficien a la colectividad y no solo a un grupo determinado”.

Por : Brigitte Mayorga-Karen Vera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *