Las vías del barrio Kennedy colapsadas

                                                                           Foto de la web

Habitantes del barrio Kennedy se sienten inconformes con las obras que se realizan hace cuatro años y que ha afectado principalmente a comerciantes y peatones de las obras colindantes a la construcción.

La Alcaldía de la ‘Ciudad de las Acacias’ previó el mantenimiento de vías y alcantarillados en 2012 como una de las iniciativas del burgomaestre Diego Escobar durante su gobierno, de los cuales han sido ejecutados pocos proyectos, carentes de efectividad y de escasa sustentabilidad, teniendo como prioridad medrar las calzadas en barriales.

La jurisdicción de Kennedy se ha visto afectada en sus vías enteras al generarse pérdida de movilidad, tropiezos en el transporte público, daños a la infraestructura, a pesar de la inversión aproximada de 20 millones.

Una de las principales perjudicadas es María Carvajal, dueña de un establecimiento colindante a la zona colapsada, quien asegura que “el cambio de tuberías inició desde hace varios meses, iniciando en la piscina y continuando por los lados del CAI, dirigiéndose hacia el centro del barrio por la calle principal; el lugar con mayor comercio y movimiento”. (Sic)

Y es precisamente el comercio el que presenta un descenso del 30 por ciento en las ventas; sin embargo ese no ha sido el único problema, la falta de seguridad en las noches ha acarreado robos y la contaminación por aguas residuales se ha hecho presente.

La alcaldía y ciudadanía quienes no ha planteado quejas oficiales que ayuden a agilizar el proceso de recuperación de las vías; a pesar de esto algunos residentes como Iván Cáceres espetan que “el problema que uno puede percibir es la falta de experiencia o especialización de las personas encargadas de las obras debido a que abren huecos y luego los cierran; días después nuevamente los destapan”.

A esta polémica se suma la falta de supervisión por parte de los ingenieros y funcionarios que llevan consigo la responsabilidad del avance o estancamiento de las obras. Ahora, para el colectivo se vuelve preocupante la situación de salubridad debido a las aguas residuales, elevación de arena y granza que se generan por el levantamiento del pavimento.

Por su parte, Germán Antonio Alvira, ingeniero de Planeación Municipal, Jeison Trujillo, ingeniero civil encargado de la obra, y las constructoras MABI y PACANDÉ, no aportaron declaraciones al respecto.

Por: Jairo Carrillo,Catalina Ricaurte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *