Fauna callejera, un problema silencioso y latente en Girardot

Foto: Karen Rodríguez
                                                                                   Foto por Karen Rodríguez

Serio problema socio-ambiental consterna las calles de una de las ciudades más turísticas del país.

En los últimos cinco años el problema de felinos y caninos callejeros se ha acrecentado notoriamente en Girardot. En promedio, son abandonados diariamente cinco perros y siete gatos, sin contar que dos de cada seis animales son hembras, y su desamparo se debe a encontrarse en estado de preñez.

Girardot desconoce casi por completo esta problemática y no precisamente porque no sea visible, sino porque son muy pocos los interesados en conservar el ambiente y sus especies animales. Por este motivo se creó la Asociación Defensora y Protectora de Animales de Girardot (ADAG), iniciativa de Clara Urueña, quien a diario lucha por mantener un albergue ubicado al norte de la ciudad, en el barrio La Esperanza.

«En este lugar se refugian más de 60 caninos y 30 pequeños felinos que han sido rescatados de la vida en las calles»
La ADAG, fundada el 27 de marzo de 2000, y nació por la necesidad de mitigar el sufrimiento de dichos animales y reducir los índices de maltrato y la sobrepoblación de los mismos en las calles. “Hemos tratado de conscienciar y educar a la comunidad en cuanto a la manutención y responsabilidad que debemos tener con nuestras mascotas”, (sic) explicó Clara Urueña, gestora y representante legal de la organización.

Esta fundación sin ánimo de lucro no recibe ningún tipo de ayuda gubernamental porque “la Alcaldía no cuenta con los recursos necesarios para trabajar con los animales de la calle. Lo único que se puede trabajar es la vacunación antirrábica programada en todos los barrios de Girardot sin ningún costo”, afirmó Andrea Forero, médica veterinaria y funcionaria encargada de la administración local.

Son muchas las excusas que la población girardoteña tiene para justificar el abandono de los animales, “son lindos cuando están pequeños, pero crecen y se convierten en un verdadero problema”, afirma haber escuchado Yolanda Rondón, técnica agropecuaria y zootecnista, auxiliar veterinaria, dedicada al embellecimiento canino.

La solución  no está en señalar culpables, sino en participar directamente de las labores que se puedan realizar en pro de esta gestión. Lo que se busca es desparasitar y esterilizar los animales, y así empezar a reducir los altos niveles de camadas no deseadas y abandonadas a su suerte. Además, es necesario “demostrar que los animalistas somos más” (sic), apuntó Clara Urueña.

Por: Karen Rodríguez,Wlliam Serrano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Fauna callejera, un problema silencioso y latente en Girardot

  • el 2 marzo, 2017 a las 11:16 AM
    Permalink

    la nota que publicaste me fue demasiado util, voy a aprovecharla y mandarsela a un amigo por fb que estaba buscando lo mismo, muchas gracias por compàrtir la data 😀

    Respuesta