En Girardot la Comuna Dos sufre grave problemática social

Foto: Jenny Ramírez
                                                                                      Foto por  Jenny Ramírez

La comuna está compuesta por 20 barrios, entre ellos Las Rosas, el cual recibe a diario personas ajenas al sector, quienes llegan con el fin de comprar droga como marihuana, cocaína y bazuco. “Los expendedores se ubican en las zonas cubiertas por vegetación, para así no ser detectados por las autoridades”, indicó Julia Ramírez, comerciante del lugar. Esta situación molesta a los vecinos del barrio quienes temen por su seguridad y la de sus familias, ya que en ocasiones han sido amedrentados por los consumidores y distribuidores de este tipo de sustancias.

En ocasiones la guerra entre bandas delincuenciales, que se disputan el territorio, ha traído casos de sicariato los cuales han puesto en riesgo la vida de las personas que deambulan por las calles del barrio. «Las balas perdidas son el mayor temor para los habitantes del lugar, ya que son varios los casos que han involucrado a personas del común, en su mayoría menores de edad”, afirmó al respecto Martha Castro, ama de casa y testigo de uno de estos incidentes.

“La Comuna Dos se ha caracteriza por ser uno de los sectores con mayor índice de criminalidad, debido a robos y sicariato; como consecuencia de la guerra territorial por el control de la venta de diferentes sustancias alucinógenas, psicotrópicas y psicoactivas, a consumidores de todos los estratos sociales”

Este asunto de comercialización de sustancias ilegales no es de ahora, es una problemática que siempre ha estado latente en la comunidad. Las autoridades municipales preocupadas por la situación han promovido “investigaciones realizadas por el Concejo Municipal de la mano de los ediles y las juntas de acción comunal, quienes datan información que relacionan más de diez muertes violentas vinculadas al microtráfico y a los ajustes de cuentas entre bandas delincuenciales, en el último año”, aseveró Eudes Moncada Concejal de Girardot.

Este tipo de negocio atañe otras problemáticas sociales como la desescolarización, toda vez que los jóvenes abandonan sus estudios para dedicarse al tráfico de estupefacientes. Algunos consumidores como es el caso de “Santi”, habitante de la comuna e ingeniero ambiental, muestran su posición frente al tema: “La responsabilidad de consumo es un deber que implica plantar nuestro propio producto para así no contribuir con el tráfico ilegal de marihuana y no fortalecer a las bandas criminales (…) La solución no es marginar sino educar a la población sobre el consumo” (sic).

La población más vulnerable son los jóvenes y niños quienes deben compartir los espacios de recreación con los consumidores de droga, quienes acuden a sitios públicos para usar este tipo de productos, el docente e investigador Cristian Camilo Beltrán, licenciado en Educación Básica de la UDEC enfatizó “en que la educación no depende solo de las instituciones, se debe partir del núcleo familiar para fortalecer una bases en los jóvenes y así permitirles el acceso a la información pertinente al tema y así mitigar la problemática” (sic).

La actual Administración acaba de realizar una inversión significativa en el mejoramiento de los polideportivos y espacios culturales, con el fin alejar a los jóvenes de la delincuencia y el consumo de drogas; también ha instaurado una jornada adicional en los colegios públicos para capacitar a muchachos en actividades artísticas y deportivas. Este tipo de actividades iran acompañadas por campañas preventivas para informar a las familias sobre esta situación que aqueja a la Comuna Dos de la “Ciudad de las Acacias”.

Por: Jenny Ramírez – Peter Ramírez

4 comentarios en “En Girardot la Comuna Dos sufre grave problemática social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *