Voluntarios de amor y cariño

breve social
Amor, cariño y deseo de ayudar es lo que le sobra a Fabiola Montes, fundadora del Hogar de Paso,  del barrio Santa Rita, quien en conjunto trabaja con su hija Gisela Vargas, auxiliar de enfermería, y Óscar Rincón, un voluntario que se unió hace unos años. Rincón presta su ayuda para transportar los perros y gatos heridos o a su vez rescatarlos del mal estado.Doce años lleva este hogar funcionando. Nos hacemos cargo de los gastos, como la comida y las drogas; se esteriliza el animal y después se da en adopción”, aseguró Montes quien, con lágrimas en sus ojos, hace un llamado a la comunidad para tener mayor afecto por estos animales indefensos. Para Isabel Corchuelo, habitante del sector, el abandono animal debería castigarse con una pena superior a los 20 años de cárcel. Quien no quiera un animal que no lo tenga, pero tampoco se acepta el abandono”, señaló Corchuelo.

Por: Mónica Rozo 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *