Microsistema de Negocios: las dos caras de la moneda

b

Grandes expectativas tenía el gremio empresarial y los distintos funcionarios de lo que sería el evento más importante de inversión del centro del país, realizado en Girardot y denominado MACROSISTEMA DE NEGOCIOS.

La feria que incluiría cuatro ruedas de negocios de los diferentes sectores productivos -como Agroindustria, Construcción, Turismo y MIPYMES-, conferencias especializadas, una feria multiseccional con más de 180 expositores, la proyección de 30.000 visitantes, la participación de 57 cámaras de comercio nacionales y 20 cámaras binacionales invitadas, para unos fue evaluada como todo un éxito; pero para otros resultó siendo todo un fiasco. Y es que valdría la pena confrontar a los bandos y analizar sus argumentos ya que son igual de válidos.

Por un lado, el señor William Tovar, Presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Girardot, aludió estar en desacuerdo con quienes alegan que el evento fue un fracaso. Desde su posición “este es un problema de ciudad”. La falla radicó en la poca cultura y sentido de pertenencia de la población girardoteña y, en ese sentido, se considera el inconveniente se le sale de las manos a cualquiera

breve a

Les fallaron hasta los invitados “especiales”

A pesar de que en la inauguración del evento, el Alcalde Diego Escobar Guinea exhortó a apoyar la iniciativa, desde los invitados especiales hasta la comunidad en general brillaron por su ausencia. Se esperaba al menos el apoyo de la gente con la que se realizaron mesas de trabajo hacía un año y medio atrás, a quienes se les informó sobre el proyecto y con quienes se trabajó de la mano.

En este sentido y con sumo descontento, Tovar alegó: “Tengo el dato de cuánta es la población universitaria en Girardot, y no asistieron más de 30 estudiantes. ¿Dónde está el compromiso de ciudad de quienes se están preparando para hacer empresa? Este es un tema de apatía y desinterés”.

Y es que como bien se dijo en la ceremonia de inauguración, con esta iniciativa, se buscaba mostrar que Girardot se prepara para ofertar productos bienes y servicios de calidad, todavía que es una de las ciudades con mejor conectividad del centro del país gracias a su ubicación estratégica y aunque continúa trabajándose en diferentes estrategias para apostar por el desarrollo regional, cada día cobra más importancia.

“cambiarle el chip o el casete a la gente” es todo un proceso que muchas veces resulta en fracaso…

Lo que reclama la oposición

Y pese a sonar contradictorio Tovar afirmó que la feria más que para vender mercancía para el momento, se hizo con el propósito de hacer negocios a mediano o largo plazo. Cosa que los expositores al parecer no tenían claro, pues tanto los grandes como los pequeños comerciantes, no dejan de sentir indignación y descontento con la forma en que se desarrolló el evento.

Consideran que la mala información y la descentralización de programa, los perjudicó notoriamente, tras generarles cuantiosas pérdidas en su producción, déficit por el que nadie les responde. Muchos de ellos, tuvieron que viajar desde otros países y ciudades para cumplir con la cita, invirtieron millonarias sumas de dinero en la producción y promoción de sus mercaderías esperanzadas en un estimativo de asistentes que nunca acudió.

breve seguridad

esto se suma, quizá, la falta de ingenio de quienes organizaron el certamen y querían mostrar la cara positiva de Girardot. ¿Por qué no poner como carta de presentación lo que representa a la ciudad? Si se hubiera tenido más en cuenta a los pequeños o medianos comerciantes lugareños, que trabajan en producir material artesanal de toda clase, lo que llama ciento por ciento la atención, muy posiblemente, no solo habría sido una apropiada estrategia para mayor productividad, sino a los demás vendedores que ocupaban un puesto en la feria, como una alternativa de emergencia en vista de que pasaban los días y no se registraban ventas.

Pero también es cierto que si se hubiera tratado de parranda, o si se hubiera anunciado que vendría Carlos Vives a la Feria, o cualquiera de los artistas reconocidos que la alcaldía municipal suele contratar para sus eventos, de seguro hubiera asistido medio país, a esto Tovar lo llama “tener invertidos los valores sociales”.

Aunque siendo realistas, “cambiarle el chip o el casete a la gente” es todo un proceso que muchas veces resulta en fracaso, pero teniendo en cuenta eso, adoptar estrategias para llamar la atención hubiera sido una buena táctica, agregó uno de los expositores “se hubieran podido realizar demostraciones artísticas dándole un mejor y mayor uso a la tarima, procurando captar la atención y brindando un descanso visual” (sic).

¿Habrá sido falta de divulgación?

Este fue otro punto de la lista, quizás uno de los más criticados, a pesar de que las entidades encargadas afirman haber difundido el mensaje de todas las maneras posibles, tanto en medios nacionales como regionales. Mucha gente afirmó sentirse confundida y otros ni se dieron por enterados.

¿Recuerda la letra del jingle publicitario del Macrosistema de negocios? O para que se entienda mejor, ¿recuerda el comercial que rodó por las emisoras promocionando el evento? Muy, probablemente, no. Seguro recordará la pegajosa melodía pero no exactamente la letra.

En este aspecto, Pablo Pinto, Director de Radio Colina, puntualizó: “Esto se da porque la estrategia publicitaria no es clara. Ese jingle sería bueno para posicionar un producto ya reconocido, pero no precisamente para el lanzamiento de un evento. Se debe pensar en una estrategia más agresiva, que cumpla las finalidades que se necesitan. El comercial debe ser puntual para que se reciba la información concreta sin distractores que se coman el mensaje real” (sic).

¡Pero bueno! al parecer no todo estuvo tan mal. Las conferencias y algunas de las actividades que se llevaron a cabo fueron productivas para unos cuantos. Varios asistentes recibieron asesoramiento en ideas de negocio, otros lograron ser exitosamente certificados como “empresarios digitales” y aquellos que hoy en día ya tienen una empresa constituida pudieron obtener más ideas para hacer de su negocio algo más que eso.
Como sostiene Pinto, “se tuvo un primer intento, los resultados no fueron tan positivos como las expectativas que se crearon; pero eso no debe dar al traste con el evento. Por el contrario, se debe luchar y trabajar más para que en la segunda versión podamos tener resultados positivos: siendo más aterrizados, con cálculos reales; además, de aumentar el trabajo de convocatoria y organización, tanto de empresarios como de visitantes” (sic).

En medio de las discrepancias que se han generando los últimos días. Cabría resaltar lo que José Arciniegas, un ciudadano sin intereses creados manifestó: “Finalmente, la ciudad es de todos, la cara de Girardot somos todos. Muchos no valoran los privilegios que como ciudad tenemos. Esta era una buena oportunidad que se desaprovechó, lo que queda es seguir preparándonos porque allá afuera la batalla continúa”.

Por: Sara Dávila – Younly Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *