Girardot no quiere dar más limosna

En Girardot, se está realizando la campaña ¡No más limosna, no más miseria! con la que se busca disminuir el número de mendigos en el municipio por medio de un plan de concienciación social para que tanto turistas como girardoteños no apoyen a los indigentes suministrándoles dinero, ya que esta acción está generando otras problemáticas sociales, tales como la pobreza, la drogadicción, inseguridad, prostitución y alcoholismo que atentan contra el orden público.

Para esto, el pasado 25 de octubre se realizó una socialización a puerta cerrada con los comerciantes de la región, liderada por la Secretaría de Desarrollo Económico y Social, la Policía Nacional y la Fundación Nueva Vida, cuyo escenario fue el salón José Aljure Mancha en las instalaciones de la Cámara de Comercio, entidad que también apoya la iniciativa.

Para lograr que sea efectivo, se está haciendo uso de la publicidad con laimplementación de afiches y pasacalles en algunos puntos estratégicos del municipio como la Carrera Décima y el parque Simón Bolívar por construir lugares comerciales que atraen a la mayor cantidad de lugareños y visitantes.

La idea nació dada la necesidad de contrarrestar la delincuencia, debido a que se están presentando casos de vandalismo, como es el caso de Carmen Lucía Arias, trabajadora Social, a quien se le acercó un habitante de la calle para pedirle mil pesos, pero por miedo a bajar el vidrio del vehículo, aquel la agredió verbalmente y le robó los dos espejos por no haberle dado la limosna.

Según estudios de la Fundación Nueva Vida, la limosna es el principal patrocinador de que los indigentes se amañen en Girardot pues a diario reciben entre $40.000 a $60.000, lo cual genera que sean aproximadamente 180 de ellos los que invaden las calles y se trasladan entre Tocaima, Espinal y Melgar.

Existen entidades como dicha fundación que adelantan el proceso, “donde se apoya al habitante de calle que quiera salir de la indigencia enviándolo a un lugar de paso, brindandole hospedaje, alimento y vestuario”; además de otorgarse un beneficio adicional como lo es “la carnetización e identificación para poder devolverlos a sus sitios de procedencia” según agregó, Cesar Fabián Villalba Acevedo, Secretario de Desarrollo Económico y Social de Girardot.

La comunidad se ha pronunciado a favor de dicho proyecto “porque al dar limosna se incrementa la pobreza y las personas se acostumbran a una vida fácil en la que no trabajan; pero si se les niega, quiere decir que se ven obligados a buscar la comida por su esfuerzo” señaló Graciela Jiménez, habitante de Girardot.

Otra de las expectativas sería la consolidación de una solución permanente en la cual la sociedad en general cumpla un papel importante al brindarles oportunidades laborales para su óptima reinserción social y el mejoramiento de su calidad de vida.

Si se lograra cumplir exitosamente el objetivo de la campaña se incrementaría el turismo, puesto que la mendicidad ha ocasionado que se perjudique la imagen de la “Ciudad delas Acacias” y “se cree un ambiente de inseguridad, donde el turista al ver tanto indigente no desee volver por miedo a ser robado”, comentó Robinson Cleves Perdomo, residente de la localidad. Por tanto, se ha hecho el llamado a las autoridades municipales para que pongan fin a tales problemáticas y a su vez promuevan más proyectos de intervención social que resultan provechosos para la comunidad, toda vez que permiten contrarrestar las falencias de delincuencia, inseguridad y alteración del orden público en Girardot y sus municipios aledaños.

Por: Lorena Achury – Adriana Rodríguez – Lina Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *