Una batalla que ganar

 

Muchas personas emprenden una lucha por su vida cuyo reto es vencer el cáncer de mama, el más habitual.

Paciente valorada por uno de los médicos especialistas de la Fundación Liga Contra el Cáncer. Foto por Adriana Villalba

Cada día nace un nuevo caso de una dolorosa enfermedad que traspasa fronteras, que no respeta sexo ni raza, la cual se manifiesta en el cuerpo de algunas personas a través de diferentes tipos y sintoatologías. Con la puesta del sol se presentan cuantiosos episodios conmovedores que logran arrancar hasta las lágrimas más íntimas de seres quienes sólo buscan tener un poco más de tiempo en su vida.

En esta oportunidad, el cáncer es el protagonista. En una casa con colores blanco y azul en sus paredes, donde sin importar el dinero, se juntan los corazones más puros y almas nobles. Esa es la Fundación de Liga Contra el Cáncer: desde allí trabaja un equipo de 24 mujeres voluntarias que brindan apoyo a individuos que sienten que la mortífera dolencia las alcanza.

Es triste; hemos tocado las puertas de la Secretaría de Educación para que nos faciliten la entrada a los colegios y socializar con los alumnos los distintos factores de riesgo que hay en Girardot y no hemos tenido respuesta” (sic), dijo Isabel Forero, presidente de Liga Contra el Cáncer  Girardot.

“Nosotros estamos ahí presentes para escucharlos, orientarlos y guiarlos”, acotó Isabel Forero, presidente de Liga Contra el Cáncer. La más grande recompensa es la sonrisa que le regalan cada uno de los pacientes que se sienten bien atendidos en un lugar donde se transmiten tantas emociones. “Es un trabajo altamente gratificante” (sic),  remarca Forero. 

                                                    Foto por Adriana Villalba

Escasos recursos económicos

En todo el mundo, las personas socialmente desfavorecidas tienen y hoy se tiene menos acceso a los servicios sanitarios básicos y al sistema de salud; es así como se enferman y mueren con mayor frecuencia: cosa que no sucede con aquéllas de mejor estatus. Algo que agrava notablemente el estado crítico de varias comunidades vulnerables. 

Estas inequidades han aumentado a pesar de que nunca antes han existido en el mundo tantos conocimientos, recursos y la sensibilidad e interés por los temas que atañen a la salubridad pública como en la actualidad. 

“La salud es vista como un negocio, no como un derecho para la persona” (sic), aseguró Carlota Castro, coordinadora del programa de Enfermería de la Universidad de Cundinamarca.

El cáncer por constituir una patología crónica, representa un tratamiento de alto costo, y “hace que no se le dé las garantías al paciente en la continuidad de las fases críticas” (sic), manifestó Carlota Castro, coordinadora del programa de Enfermería en la Universidad de Cundinamarca. Al iniciar un tratamiento con duración de dos años o más, hace que a las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) contratadas, se les acabe el presupuesto para cubrir los gastos y los pacientes queden a la deriva.

Sin embargo, dentro de las políticas estatales han prevalecido soluciones centradas en el tratamiento de las enfermedades, al manejarse “el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública (SIVIGILA), por medio de un aplicativo web donde son reportados los casos de cáncer” (sic), según aseveró Germán, coordinador de la Secretaría de Salud de Girardot. Ello permite que se realice un seguimiento en cuanto a la atención médica que prestan las entidades prestadoras de salud; pero poco o nada en campañas preventivas.

El sistema de salud

Por lo tanto, los problemas de cáncer en Girardot y la región del Alto Magdalena han aumentado, los resultados obtenidos con intervenciones en salud focalizadas en lo curativo han sido insuficientes, y las Entidades Promotoras de Salud (EPS) e IPS poco se han interesado en la terapéutica que los pacientes deben seguir.

Área de consulta externa de la Clínica Dumián. Foto por Adriana Villalba

En la Liga Contra el Cáncer Capítulo Girardot, se realizan aproximadamente 420 citologías al mes, de las cuales se detectan entre ocho y diez casos, lo que equivale casi al 2%, y eso no es lo más preocupante, aunque suene increíble “también se han encontrado dos casos de cáncer de mama en hombres” (sic), afirmó Eliana Tovar, jefe de Enfermería de la fundación.

El panorama resulta desalentador para los pacientes de la ciudad que se les detecta cáncer, pues el antiguo Hospital San Rafael, hoy convertido en Clínica Dumián, ha provocado por su desadinistración que recorran el llamado ‘paseo de la muerte’, mientras esperan a qué institución los remiten. Otros prefieren realizarse la consulta por su cuenta ante tantas trabas. “Me siento bendecida porque hace tiempo asisto a la Liga Contra el Cáncer”, destacó la paciente Floralba Niño. 

                                                                       Caricatura por Adriana Villalba

 

 

 

 
Etiquetas: Marcha contra el cáncer, Campaña contra el cáncer de seno , Con amor se puede lograr, Jornada de prevención del cáncer

Por:  Adriana Villalba- Aura Domínguez 

4 comentarios sobre “Una batalla que ganar

  • el 6 diciembre, 2018 a las 11:57 AM
    Permalink

    En lo personal, espero que haya más ayuda para combatir el cáncer y más para esas personas que lo necesitan con urgencia. Debido a que es una enfermedad que ataca a cualquier persona sin importar clase social ni edad.

    Respuesta
  • el 4 diciembre, 2018 a las 7:03 PM
    Permalink

    Resaltar esta labor es de suma importancia, dado que son muchas las personas, pacientes o el 40% de la población afectada por esta enfermedad que se ha convertido en una cruz, muchas veces sin remedio.

    Respuesta
  • el 4 diciembre, 2018 a las 9:56 AM
    Permalink

    Es importante que toquen este tipo de temas, puesto que hay personas que no tienen conocimiento de cuales son los cuidados para evitar este tipo de enfermedad. Es bueno que la comunidad este enterada de los sitios donde se les brinda atención para la prevención y el tratamiento.

    Respuesta
  • el 4 diciembre, 2018 a las 9:15 AM
    Permalink

    La labor que desarrolla la liga contra el cáncer en la ciudad es realmente importante, pues esta enfermedad crítica afecta a una población considerable en el país, pero lo más preocupante son las personas con esta condición, que además se encuentran en una situación económica poco favorable, por supuesto, es de esperar que el gobierno aumente el apoyo a estas entidades que se encargan de este tipo de enfermedades, para así disminuir los índices de mortalidad por causa del cáncer.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *