La Recepción, un abordaje teórico desde el funcionalismo y los estudios culturales

Por: Cristian García  Villalba

Con el advenimiento de las nuevas tecnologías y la internet, el mundo se ha mediatizado de tal forma que la recepción de contenidos junto a ellos y las audiencias son cada vez más diversas y condicionadas culturalmente.  Para entender las diferentes posturas sociales de recepción actual es importante hacer un acercamiento teórico con el cual se pueda hacer una reflexión de cómo es visto el receptor y el cambio que este tiene con al auge tecnológico y su “despertar” socialmente activo. Por ello, y con el fin de hacer una aproximación teórica del papel de la recepción y sus efectos en la sociedad, resaltando lo popular como forma de construir significado a partir de la exposición mediática y el interaccionismo simbólico, y desde los postulados teóricos del Funcionalismo y los Estudios Culturales, esta ponencia pretende:

  1. Identificar y realizar una comparación entre estas perspectivas teóricas aplicadas a la actualidad.
  2. Pensar el efecto de los medios desde la recepción y el papel activo de la audiencia.
  3. Crear un debate sobre la nueva forma de consumo y recepción en las nuevas plataformas informáticas.

Es importante mencionar que el Funcionalismo como corriente teórica afronta la explicación de la función y disfunción de los medios masivos de comunicación,  sustenta  que la sociedad está compuesta por estructuras sociales, funcionales entre sí, y tienen una relación orgánica, simulando una cadena de engranajes que se articulan y en los cuales están en función los medios masivos de comunicación como emisores de contenidos e ideologías; de ahí que Lazarsfeld ve que los medios de comunicación tienen una función social: la función de conferir status, función de reforzar las normas sociales y una disfunción narcotizante. Para Lazarsfeld la función de los medios de comunicación está mediada por la estructura de la sociedad y la forma en cómo esta se relaciona con los grupos de poder que han pasado a adoptar técnicas para manipular al público masivo mediante la propaganda en lugar de utilizar medios más directos de control (Lazarsfeld & Merton, 1986).

Para entrar a abordar e identificar el papel del receptor desde el Funcionalismo y los Estudios Culturales, se debe entender que la recepción es parte esencial en el proceso comunicativo y de retroalimentación mediática en la sociedad; y de igual manera es importante resaltar los estudios críticos en el abordaje de la recepción, pues estos incluyen el concepto de sujeto,  pensando que el sentido social es algo que se produce, permitiendo ver no sólo cómo la sociedad funciona (Funcionalismo) sino cómo es posible transformarla.

Desde la perspectiva Funcionalista, es importante entender el enfoque unidireccional que se concibe de la estructura comunicativa desde el modelo matemático, la teoría de la aguja hipodérmica y la corrección que pretende hacer de ella la teoría de efectos limitados de la comunicación. Estos modelos teóricos entienden la estructura social y de la comunicación como medios para el control social e ideológico; ejemplo de ello, cuando la teoría de la aguja hipodérmica ve en los medios la capacidad de manipular la conducta de los individuos que están expuestos a los mensajes mediáticos. Para Wolf “el principal elemento de la teoría hipodérmica es en efecto la presencia explícita de una ‘teoría’ de la sociedad de masas, mientras que en su vertiente ‘comunicativa’ opera complementariamente una teoría psicológica de la acción” (Wolf, 1987).

Aunque la teoría de los efectos limitados corrige la perspectiva teórica de la aguja hipodérmica, reconociendo el papel de la sociedad en la elección y recepción de los contenidos emitidos por los medios masivos de comunicación, restándole poder a la propaganda, reconociendo la selección efectiva de los mensajes por parte del receptor; no alcanza a comprender el papel del receptor como sujeto activo. Por tanto, es unidireccional, pues va de los medios a la sociedad, el mismo modelo estímulo – respuesta derivado de la psicología conductista, que incide en que cada vez los medios emiten un mensaje generador de una reacción concreta, entendiendo a la sociedad como una sociedad atomizada (Cfr. Wolf,  1987).

Etiquetas: Nuevas tecnologías, Cultura, Funcionalismo, Comunicación

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *