Espacios Territoriales de Paz y Capacitación, una zona de esperanza

Luego de cinco décadas de conflicto, la guerrilla más antigua de América Latina se reintegra a la vida civil para luchar por sus ideales políticos desde la legalidad.

Al oriente del Tolima se encuentra ubicada entre montañas, quebradas y bosques, la vereda La Fila, de Icononzo, en la que más de trecientos excombatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC- EP) están asentados hace menos de un año tras la firma del Acuerdo de Paz entre sus representantes y el gobierno. En total, en el país hay asignadas doce Zonas Veredales y siete Puntos de Concentración.

“El camino no fue corto – y mucho menos fácil -, la guerrilla mutó y, a  finales de los ochenta, sus mecanismos para financiarse se trasladaron al narcotráfico”, así lo afirmó César González, excombatiente de las Farc.

 

Los habitantes de la zona veredal han construido, con sus propios
medios, “cambuches” para resguardarse provisionalmente mientras construyen sus hogares.
Foto por María Paula Espitia

Nacieron en 1964, en el sur del Tolima, con el apoyo de campesinos de Marquetalia, municipio en el que se libró la batalla que la historia recuerda como el primer triunfo de las FARC. Manuel Marulanda Vélez y Jacobo Arenas, dieron las bases fundacionales a la comunidad de campesinos, quienes, con el Programa Agrario de los Guerrilleros se alzaron en armas porque en el país las no había vías de la lucha política.

“El camino no fue corto -y mucho menos fácil-, la guerrilla mutó y, a a finales de los ochenta, sus mecanismos para financiarse se trasladaron al narcotráfico”, así lo afirmó César González, excombatiente de las Farc. Dicha relación se afianzó por una sola razón, la caída de la Unión Soviética, el principal sustento ideológico y económico, por lo cual sucumbió a la tentación ilícita al verse desprotegidos.

Dicho proceso dio por finalizada la extracción de todas las armas en las 27 zonas y puntos transitorios de normalización por parte del acuerdo. Tales territorios ahora pasan a convertirse en Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación,“en el que los excombatientes de las Farc continuarán su proceso de reinserción a la vida civil”, así lo evidenció el docente William Delgado.

 

Semilleristas de Uniminuto Centro Regional Girardot, en materia de Investigación, en la vereda La Fila, donde habitan los excombatientes de las FARC – EP.
Fotomontaje por María Paula Espitia

La mujer como piedra angular

Isabella Sanroque, integrante de la Subcomisión de Género, de las Farc, no tenía en sus planes cargar un fusil; pero un día conoció de la voz de un amigo el proyecto político y percibió que debía estar en él. “Nunca he sentido que como mujer me subestimen frente a un compañero; de hecho, dentro de nuestras reglas está estipulado que tanto hombres como mujeres, deben realizar las mismas labores”(sic), aseveró Sanroque.

La vivencia en dicho espacio, hizo reflexionar a las personas respecto al papel que cumplía la mujer en las Farc y el que desarrollará después de su reincorporación en la sociedad. De lo anterior, Alexandra Doncel, auxiliar de Enfermería, comentó que “las mujeres siempre han sufrido el machismo en la sociedad; sin darse cuenta, viven una guerra a diario” (sic).

Su historia es tan contradictoria como inspiradora. Dentro de las Zonas Veredales hoy más que nunca se vive el legado de sus líderes ideológicos. Si bien, aunque ya no hay armas, sí hay historias por contar, algunas de muerte –porque de ese lado, también se sufre-, y otras que revelan que de este lado, hemos tenido una sola versión.

Etiquetas: Guerrilla, Comunidad, Icononzo, Colombia, Capacitación

Por: María Paula Espitia Argüello – María José Reyes Mur – María Isabel Serna 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

3 comentarios sobre “Espacios Territoriales de Paz y Capacitación, una zona de esperanza

  • el 29 noviembre, 2017 a las 4:18 PM
    Permalink

    El proceso de cambio de perspectivas y la oportunidad de brindar un cambio a la historia de Colombia frente al conflicto armado, es la oportunidad de progreso ciudadano.

    Respuesta
  • el 28 noviembre, 2017 a las 7:09 PM
    Permalink

    El proceso de cambio de perspectivas y la oportunidad de brindar un cambio a la historia de Colombia frente al conflicto armado, es la oportunidad de progreso ciudadano.

    Respuesta
  • el 24 noviembre, 2017 a las 6:01 PM
    Permalink

    Buena redacción y buena labor informativa, la manera en la que está escritica la crónica abarca muchos factores importantes.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *