Ausencia de infraestructura y herramientas tecnológicas, otro problema en Uniminuto Girardot

Estudiantes inconformes comentan estar cansados de diversos inconvenientes por causa de la deficiente calidad de las instalaciones del alma mater girardoteña.

 

Estudiantes de Comunicación Social y Periodismo, durante la clase de Radio, ubicada en el cuarto piso de Uniminuto.
Fotomontaje por María José Reyes

 

Dentro de la misión institucional, la Corporación Universitaria Minuto de Dios – Centro Regional Girardot – se esfuerza por ofrecer educación superior de alta calidad, puesto que cuenta con una planta docente calificada para abordar cada una de las áreas del saber; además de contar con planes de financiación y becas de fácil acceso para que más personas puedan estudiar y preocuparse por fortalecer el desarrollo integral de la comunidad educativa.

Lastimosamente, el claustro universitario se está quedando corto en infraestructura, hay un alto número de educandos y hasta la fecha las instalaciones con las que cuenta no son suficientes para albergar a casi discentes matriculados. Esta situación ha generado molestias por parte de la comunidad académica, sobre todo en los alumnos, como es el caso de Germán Mora, estudiante de Ingeniería Civil, quien comentó que en varias oportunidades se ha tenido que “alquilar salones de eventos para llevar a cabo nuestras actividades académicas, debido a que la institución no facilita dichos espacios” (sic).

En varias oportunidades, los docentes y los mismos educandos han tenido que conseguir aparatos como cabinas de sonido, micrófonos, consolas y video beams por cuenta propia, generando conflictos internos.

 

La realidad es que los recursos que llegan a la sede son insuficientes, no solamente carecen de recintos y escenarios para efectuar actividades sociales, sino también de equipos técnicos. En varias oportunidades, los docentes y los mismos educandos han tenido que conseguir aparatos como cabinas de sonidos, micrófonos, consolas y video beams por cuenta  propia, generando conflictos internos, dado que no todos cuentan con recursos económicos para obtenerlos o retenerlos.

Consultado sobre ello, la coordinadora de Biblioteca, Astrid Gómez, refutó diciendo que no es cuestión de que la universidad no cuente con esos recursos, sino que en varias ocasiones “pasan semanas y nadie se acerca a apartarlos, y cuando van, pretenden que uno se los de inmediatamente  y no se puede, porque deben firmar unos formatos primero” (sic). Es decir, al parecer, los estudiantes no realizan el debido proceso.

Tales formatos, en vez de facilitar el acceso a dichos recursos ralentizan los procedimientos, debido a que es necesario solicitarlos con varios días de antelación y, al mismo tiempo, “exigen información innecesaria y la autorización de los coordinadores de cada programa, los cuales no siempre están disponibles para ese tipo de solicitudes” (sic), así lo corroboró Martha Herrera, analista de Comunicaciones de Uniminuto. 

Tantos tropiezos genera no sólo inconvenientes personales, sino que perjudican el desarrollo de las clases, toda vez que, en ellas, frecuentemente, se utilizan para presentar exposiciones, elaborar trabajos de campo, albergar al público externo y amplificar el sonido. Continuamente, dichas actividades son remplazadas por clases magistrales y esto genera inconformidad en los educandos y en los profesores, al no lograr poner en práctica los conocimientos aprendidos en clase.

Vista la inconformidad, los alumnos líderes de cada semestre se congregaron en el “Café con el director”, reunión en la que se expusieron las quejas y reclamos que tiene la comunidad educativa frente a la problemática, con el objetivo de darle una posible solución. La respuesta ante dichas peticiones resultó negativa, pues se adujo la falta de recursos económicos que presenta la Regional Girardot y, por ende, no se puede hacer una gestión efectiva.

“No teníamos salones para eventos y, en alguna ocasión, por si hay dudas de que no se ha avanzado en infraestructura, un ventilador se le cayó encima a un estudiante durante una clase” (sic): Andrés Olivar, docente de Uniminuto. 

 

La respuesta de las directivas siempre ha sido contundente, y estiva en que se está trabajando para aumentar la inversión tanto en infraestructura como en implementos técnicos, teniendo en cuenta que innegablemente ha habido un avance en instalaciones desde 2010 – año en el que se estrenó la sede de que actualmente se ocupa -, en comparación a la antigua ubicada en el centro de la ciudad, la cual, según versión de varias personas, ofrecía condiciones precarias.

Al respecto, Andrés Olivar, Comunicador Social y Periodista, egresado del programa en Uniminuto, comentó con aire nostálgico que cuando estudiaba “las instalaciones no se parecían en nada a la actual: no habían laboratorios y, por ejemplo, las clases de fotografía se llevaban a cabo en lo que antes se conocía como cuarto oscuro. No teníamos salones para eventos y, en alguna ocasión, por si hay dudas de que no se ha avanzado en infraestructura,  un ventilador se le cayó encima a un estudiante durante una clase” (sic).

Las opiniones están divididas. Si bien, aunque no se puede negar contra toda evidencia que el cambio de sede fue sustancial desde hace siete años, hay aspectos por mejorar. Pues se demanda que los campus universitarios como se conocen comúnmente en las grandes ciudades, se vean también en las ciudades intermedias, a medio plazo. Mientras tanto, en el caso de Uniminuto Girardot, dependerá de los estudiantes exigir más y mejores escenarios educativos, sea bien en herramientas como en locaciones. Recae entonces, en ellos, agotar las instancias demostrando la necesidad de dichas garantías para que casos como el del ventilador, o el entuerto de los formatos para apartar instrumentos, no entorpezcan el proceso académico.

Etiquetas: Servicio de copias en Uniminuto, Recuperación de clases,  Deserción escolar, Remodelaciones en Uniminuto, Uniminuto de estreno

 

Por: María Paula Espitia Argüello – María Isabel Serna Escobar – María José Reyes Mur

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

3 comentarios sobre “Ausencia de infraestructura y herramientas tecnológicas, otro problema en Uniminuto Girardot

  • el 30 noviembre, 2017 a las 8:10 AM
    Permalink

    la falta de equipos profesionales brindados por la universidad escasean, esto tiene como consecuencias que los alumnos no aprendan adecuadamente las técnicas que se necesitan para realizar productos periodísticos, programas radiales o televisivos.

    Respuesta
  • el 29 noviembre, 2017 a las 4:13 PM
    Permalink

    Los estudiantes de Comunicación Social y Periodismo, tiene muy pocos recursos materiales para ampliar conocimientos sobre radio, televisión y fotografía.

    Respuesta
  • el 24 noviembre, 2017 a las 6:43 PM
    Permalink

    considero de vital importancia la creación de nuevos espacios que permitan fomentar el dialogo respetuoso y constructivo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *